PETICIÓN:


Respeta mi trabajo y mis derechos de autor.
Si reproduces mis recetas y/o fotos, hazlo de una forma digna y pide autorización. Pon un enlace a mi blog y no te lucres con el esfuerzo de los demás, mil gracias.

lunes, 25 de marzo de 2013

Galletas de avena con chocolate y desayuno con leche y avena




En casa consumimos avena desde hace muchos años, normalmente el copo grande. Os explico el porqué.
Cuando se hierve queda perfecta, el copo pequeño  al hervirlo se queda como una papilla.
También si lo dejamos a remojo en la leche una media hora o más, no importa, cuando lo vamos a consumir está perfecto, si vemos que se ha embebido la leche le añadimos un chorrito y queda perfecto otra vez.
Utilizad la que prefiráis en cada casa.
Es rica en fibra soluble y mezclada con agua, leche o caldo aumenta de tamaño, al comerla produce sensación de saciedad.
La avena es remineralizante, analgésico, laxante, anti-diarreico y anti-asténico entre otras propiedades.
Este tipo de avena al no llevar el salvado, o sea la cáscara, no produce efectos secundarios como son la hinchazón de estómago, ni flatulencias, etc.
Para el desayuno suelo hacerla hervida con un poco de leche y Cola Cao, para mis hijos.
La compro ecológica y su preparación es bien sencilla.
Calentar en un cazo un vaso de leche (en el caso de mis hijos) o caldo de pollo (en mi caso, vale una pastilla de caldo en agua), incorporar dos puñados de avena y dejar unos dos minutos, no le hace falta más tiempo.
Si la hacéis con leche añadir Cola Cao o azúcar, lo que ellos prefieran, si es el caldo, nada más, ya suele ir con sal.
Ya tenéis un desayuno con el que aguantar toda la mañana, os lo aseguro.
Una propiedad de la avena es que suelta el azúcar que tiene poco a poco, con lo que lo vamos quemando durante el día, por eso es ideal para dietas de adelgazamiento, no se transforma en celulitis.

Otra forma de comer avena es en forma de galleta, aquí os dejo una receta que he visto en Internet  del blog de Velocidad cuchara, muy fácil de hacer y rápida. Yo le he quitado un poco de azúcar, lo vi demasiado dulce.

INGREDIENTES:

  • 130g de mantequilla o margarina.
  • 100g de azúcar moreno.
  • 50g de azúcar blanco.
  • 1 huevo.
  • 100g de copos de avena grande.
  • 60g de harina tamizada.
  • 60g de coco rallado (opcional, yo no lo puse).
  • 1/2 cucharada de bicarbonto.
  • 1/2 cucharada de levadura química.
  • 1/2 cucharada de sal.
  • Dos o tres onzas de chocolate rallado.

PREPARACIÓN:

Sacar de la nevera la mantequilla y dejar que se temple para que se quede a punto de pomada.
Precalentamos el horno a 170º.
En un bol echar la mantequilla, el azúcar moreno y blanco y el huevo. Batir.
Incorporamos la avena, la harina, el bicabornato, la levadura, la sal y el chocolate rallado.
Mezclamos todo bien , metemos el bol en la nevera para que endurezca y poder formar las bolas.
En una bandeja de horno ponemos papel sulfurizado, hacemos bolas con la masa y las colocamos con una separación de unos cinco centímetros por lo menos.
Aplastamos un poco con la mano para que toda la masa quede a la misma altura y se cueza por igual.
Introducimos y horneamos unos quince minutos, esto va a depender del grosor y el tamaño de la galleta.
Yo las he tapado con otro papel sulfurizado para que no se quemen y se hagan de una manera uniforme.
El tiempo de cocción puede cambiar según el horno, es mejor vigilarlas.

Nota:
Cuando salen del horno están blanditas y tiernas, esto ha de ser así, luego endurecen y si ya las sacamos duras  luego no hay quien se las coma.




Para consultar más información sobre la avena, aquí:

Para ver la receta del blog Velocidad cuchara, aquí: 

sábado, 23 de marzo de 2013

Pollo con col y otras verduras al estilo chino.



A mi hija y a mí nos encantan los sabores agridulces y una cocina que lo domina a la perfección es la china y japonesa.
Esta receta no está cogida de ningún libro pero si basada en todos ellos.
Anoche nos apetecía mucho un plato así y con lo que había en la nevera la hice.
El resultado, muy rico.
Conforme vamos cocinando y aprendiendo vamos teniendo un fondo de despensa, con nuestras especias preferidas y con las nuevas que aprendemos a usar, eso pasa con este tipo de cocina.
El jengibre, el comino, la soja, la canela, la pimienta son ingredientes indispensables en nuestros armarios.
También os recomiendo el uso del wok, hace las verduras poco a poco, con el vapor que desprenden y las deja al dente.
Las verduras en su punto justo de cocción mantienen más vitaminas y minerales que las muy cocinadas. Os explico como lo hice.


INGREDIENTES:

  • Un cuarto de col blanca.
  • 2 zanahorias cortadas en  mitades y luego en rodajas.
  • 2 dientes de ajo picados.
  • Una cebolla grande partida en juliana.
  • 100g de brotes de soja. ( he usado de tarro de cristal).
  • Una pechuga de pollo cortada en tiras.
  • Salsa de soja.
  • Especias: pimienta, comino, jengibre, sal , azúcar, canela.
  • Aceite de girasol.



PREPARACIÓN:

Picamos los dientes de ajo y los ponemos a freír con un chorrito de aceite.
Cortamos en juliana la col, la cebolla incorporamos al wok.
La zanahoria primero por la mitad a lo largo y luego en rodajas añadiéndola al wok.

Ponemos en un bol la soja, un buen chorro, aceite de girasol, pimienta, jengibre, azúcar, canela  y el pollo troceado dejando macerar todo junto.
El fuego siempre a temperatura media, no queremos que se fría mucho, la verdura ha de estar al dente y eso se hará conforme vayamos añadiendo ingredientes.
Cuando la verdura empiece a estar menos tiesa la apartamos y añadimos el pollo, sin el macerado para que se dore por todos los lados.


Una vez dorado el pollo añadimos el macerado y revolvemos todos los ingredientes.
Pasados unos minutos es el momento de degustar un poco y corregir sabores, añadiendo más soja o sal, jengibre o el ingrediente que a nuestro gusto veamos que le falta.
Casi al final le añadimos los brotes de soja, con la temperatura del wok se mezclarán cogiendo el gusto del resto de verduras.




Como veis utilizamos verduras e ingredientes típicos de cualquier cocina, en unos quince minutos tenemos un plato de lo más sabroso y original.


¿¡Qué le habríais añadido o cómo lo habríais hecho vosotros!?

Un blog es para aprender todos, unos de otros, decidme vuestra sugerencia, es la única manera que tenemos para aprender.
Os agradezco de antemano vuestros comentarios.

lunes, 18 de marzo de 2013

Pechuga de pollo salteada con salsa de champiñones


Una receta muy sencilla y económica para una cena con amigos o un día especial.


INGREDIENTES:

  • 2 pechugas de pollo cortadas a filetes de un centímetro.
  • 10 champiñones limpios y fileteados.
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • 1 cebolla picada.
  • 1 diente de ajo picado.
  • 1 chorrito de vino blanco.
  • 200 ml de nata o leche evaporada, yo prefiero lo segundo.
  • Harina.
  • Sal, pimienta y un poco de nuez moscada.
  • Un poco de perejil picado.

PREPARACIÓN:

Salpimentar los filetes de pollo y enharinarlos, sacudiendo para quitar la harina sobrante.
Calentar el aceite en una sartén y saltear los filetes de pollo.
Una vez dorados reservarlos en un recipiente.
En la misma sartén rehogar la cebolla junto con el ajo.
Incorporar los champiñones fileteados añadiendo sal y pimienta.
Cuando estén casi hechos incorporar el vino blanco y dejar que reduzca a fuego lento.
Cuando haya reducido el vino agregamos la leche evaporada o la nata dejando que hierva y espese unos minutos.
Si veis que espesa demasiado, por eso prefiero la leche evaporada, añadir o un poco de leche normal o agua, poquito, sin pasarse, mejor ir añadiendo.
Agregamos entonces las pechugas reservadas y dejamos que se impregnen bien de la salsa.

Se puede acompañar de pasta, arroz blanco cocido o un puré de patatas.


Basada en la receta de la biblioteca de cocinas y cocineros del Mediterráneo, del libro " Las setas en la cocina" que nos ofrece el diario Información de Alicante.

jueves, 14 de marzo de 2013

Arroz meloso con costillas y pollo.




Este tipo de arroz necesita un poco más de caldo para quede meloso pero el grano igualmente suelto.

Os dejo como lo explica la wilkipedia que lo hace muy bien:

El arroz meloso es una preparación de arroces con un punto de cocción queda en una gama intermedia entre los arroces secos (paella) y los caldosos.1 Mientras los arroces caldosos son una sopa con arroz, los arroces melosos se caracterizan por la ausencia de caldo tras su preparación.
San google divino, que bien se explica.


No hay que complicarse mucho para que un arroz salga bueno, lo mas importante es el majado, lo que se le echa al mortero, esa es la base de cualquier arroz en Alicante.
El  majado consta de la ñora, los ajos, el perejil, tomate frito y EL AZAFRÁN.

La receta va dedicada a mi amiga Catalina del blog COCINA CON CATALINA.
Esta de concurso, es el segundo aniversario de su blog y lo celebra dando unos premios fabulosos a la ganadora del concurso.




Solo nos pone tres requisitos para participar, ser seguidora de su blog, de su página de facebook y el ultimo 
 es hacer una recea con azafrán, vamos que más fácil imposible.

Algo en lo que siempre se usa este condimento es en los arroces..
He escogido un arroz muy sencillo, siempre tengo por casa algo de pollo y costillas de cerdo , lleva poco más lo cual no importa para que quede muy rico. 
Ahí va la receta.

INGREDIENTES: Para cuatro personas.
  • 200 gramos de costillar de cerdo partido en trozos.
  • dos contramuslos de pollo partido en trozos.
  • Unas judías verdes hervidas y escurridas.
  • Unos cien gramos de garbazos hervidos, pueden ser de bote.
  • Dos tomates bien maduros partidos en trozos.
  • Un pimiento rojo partido a tiras.
  • Una ñora
  • 100 gramos de arroz por persona.
  • Agua.
  • Cuatro dientes de ajo.
  • Sal
  • Perejil
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • AZAFRÁN.


PREPARACIÓN:

Partimos la ñora a tozos pequeños quitando las semillas.
Echamos aceite en la sartén , la freímos con aceite caliente pero cuidando que no se queme para que no amargue.
La sacamos y reservamos, echamos los ajos , el pimiento , las judías, y las carnes , dejando que fría con un poco de sal.

NOTA:
Cuando se hace arroz, todos los ingredientes han de freírse con su sal, si no hacéis esto os quedará muy soso, aunque se la  pongáis al final, de verdad, no coge el gusto igual.

Una vez sofrito, apartamos  e incorporamos  el tomate maduro en trozos con sal y un poco de azúcar, para que no tenga acidez.

Machacamos en el mortero la ñora con sal, esto hace que se haga polvo.
Añadimos al mortero los ajos y el perejil ,  seguimos machando todo junto.
Si utilizamos AZAFRÁN  en rama, lo tostamos un poco ,  lo metemos en el mortero con el resto de ingredientes,si ya viene triturado,no hace falta tostarlo.

En la sartén incorporamos el arroz al tomate frito y le damos unas vueltas.



NOTA:
Siempre sofrío el arroz con el tomate, el  arroz cuando se le da unas vueltas con el aceite y el tomate, coge gusto y deja que luego quede suelto, que no se apelmace.
Se añaden a la sartén el resto de ingredientes, las verduras , las carnes   junto con  el majado del mortero.
Añadimos el agua dejando  que hierva

Para el agua, mediremos según nos indique en el paquete la medida de agua por la cantidad de arroz que vayamos a echar, pero para que quede meloso si por ejemplo son dos partes de agua por una de arroz le añadiremos un tercio  más por cada medida.

Mirar antes de finalizar la cocción  por si tenéis que añadir algo más de agua, pero más vale quedarse corta que pasarse.





Como veis, el grano queda suelto pero el arroz lleva ese poquito de caldo que lo hace meloso.
Espero que os guste.





sábado, 9 de marzo de 2013

Bollos dulces.




Cuando los veo en la panadería se me hace la boca agua y dije, esto tengo que hacerlo yo y ....aquí están.
Para ello me he basado en el blog de una buena amiga, Silvia de LA CUINETA DIVERTIDA.
Con estas cantidades han quedado muy esponjosos, pero  no pasaros con el tiempo de horno , es como las galletas, dos minutos más y quedan duros .

INGREDIENTES:

  • 550 de harina de fuerza.
  • 250 ml, de leche templada.
  • 50 gr. de mantequilla en pomada.
  • 75 gr. de azúcar. 
  • 40 gr. de levadura prensada.
  • 1 huevo.
  • Azúcar para echar por encima de los bollos.





PREPARACIÓN:


Diluir la levadura en la leche tibia.
Añadir la mitad de la harina y el resto de los ingredientes menos el huevo que es para pintar los bollos al final.
Amasar e incorporar el resto de la harina.
Formar una bola y  dejar en sitio templado y tapado hasta que duplique su volumen.
Sacar, volver a amasar un poco para desgasificar y partir en tantas partes como bollos queráis hacer.
Como veis en la bandeja a mi me salieron 12 ,un poco grandes para mi gusto, la próxima vez los haré más pequeños.
Cuando le hayamos dado la forma  los pintamos con el huevo batido y le echamos azúcar por encima.
Dejamos que leven otra vez ,en el  horno  y que esté templado, esto ayuda a la masa a que suba.
Ponedlos bien separados porque como veis en la foto acaban pegados.
Una vez que hayan levado ponemos el horno a 170 grados, para este tamaño unos 15 minutos,  pinchadlos y comprobar que sale el palillo seco, si es así, apagad  y los sacáis que enfríen fuera del horno para que la cocción no siga y queden luego duros.
Si los hacéis más pequeños solo diez minutos, pero siempre comprobad con un palillo el estado de la masa.




Este es el aspecto de los bollos recién salidos del horno.

La foto de abajo, un bollo partido, como veis una imagen vale mas que mil palabras, esponjosos y tiernos.
Espero que os gusten, no tiene ninguna complicación y hasta un novato en la cocina los puede hacer.






martes, 5 de marzo de 2013

Guisado de pollo.





Esta es de las comidas que gustan a todos, de las de toda la vida y para estos tiempos de crisis muy económica.
Un guisado de pollo con productos de temporada y que normalmente tenemos en casa.
Para muchas o casi todas las comidas de cuchara suelo hacer un sofrito y majado para añadir al caldo, esto enriquece la comida y es lo que da la mayor parte del gusto.
Se lo he visto a hacer a mi abuela y es así como cocino yo también.
Un sofrito a base de ñora, muy típico de Alicante y Murcia, si no lo encontráis echarle un poco de pimentón sustituyendo la ñora o  medio sobre del preparado de paellas de CARMENCITA.




He usado contramuslos de pollo para así aprovechar el hueso y porque es menos seco que la pechuga, pero usad lo que os guste más.
Para cuatro personas os indico las cantidades:

INGREDIENTES:
  • Cuatro contramuslos de pollo deshuesados y cortados en trozos , tened en cuenta que han de poderse coger con la cuchara. Vamos a usar los huesos también para darle más gusto al caldo.
  • Un puerro picado.
  • Una cebolla partida y picada.
  • Tomate triturado o rallado para freír, cuatro o cinco cucharadas soperas.
  • Cuatro alcachofas.
  • Cuatro patatas medianas.
  • Una hoja de laurel.
  • Un poco de tomillo.
  • Un litro de caldo de pollo o agua con dos  pastillas de caldo .
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y pimienta.
Para el majado del mortero: o  el medio sobre de preparado para paellas de CARMENCITA.
  • Una ñora.
  • Tres o cuatro  dientes de ajo.
  • Un poco de perejil.
  • Ocho o diez almendras fritas.
PREPARACIÓN:

Hacemos primero el majado, partiendo en trocitos pequeños la ñora y friéndola en un poco de aceite caliente con cuidado de que no queme para que no amargue.
Freír también las almendras y picar después de la ñora.
Añadir los ajos partidos y freírlos  picandolos con sal junto con la ñora y las almendras en el mortero, añadiendole perejil picado y sal.
Ya tenemos el majado hecho y separado.

Deshuesamos y partimos el pollo en trozos no muy grandes, tened en cuenta que es un plato de cuchara y han de poderse coger con ella.
Salpimentamos y comenzamos friéndolos en una sartén con un poco de aceite, junto con los huesos ayudaran a darle más sabor al caldo.
Picamos la cebolla y el puerro.
Una vez frito el pollo, apartamos y reservamos e incorporamos a la sartén la cebolla , el puerro y las alcachofas peladas y partidas por la mitad, aderezado con sal y pimienta , el laurel y un poco de tomillo.
Echamos el tomate triturado y dejamos que fría  junto con las verduras.


Añadimos el caldo de pollo o el agua y las dos pastillas de caldo y dejamos que hierva todo durante media hora.
Pelar las patatas y trocearlas , añadirlas al guiso y dejar que todo cueza durante media hora más o hasta que estén las patatas.
La patata hace que el caldo espese y no le hace falta ningún tipo de harina para ello.


Aquí tenéis el guisado una vez acabo y listo para emplatar.

Este tipo de guiso admite si os gusta echarle los últimos diez minutos un puñado de fideos, yo en este caso no lo hice.



¿Quién se puede resistir a un plato así?