PETICIÓN:


Respeta mi trabajo y mis derechos de autor.
Si reproduces mis recetas y/o fotos, hazlo de una forma digna y pide autorización. Pon un enlace a mi blog y no te lucres con el esfuerzo de los demás, mil gracias.

martes, 26 de febrero de 2013

Arroz salvaje a la cubana



La primera vez que lo probé lo hizo mi marido al poco de casarnos, no lo había probado nunca.
Como me encanta la mezcla de sabores de dulce y salado  enseguida fue uno de mis platos favoritos.
La combinación  del tomate con el huevo y el plátano frito,  la pechuga y  todo envuelto en el arroz, eso sí, echo en su punto es un sabor que me encanta.

Ahora suelo hacerlo con arroz salvaje, una mezcla de tres arroces que he encontrado en Mercadona y que le añade otro sabor, distinto al arroz normal  que nos gusta mucho.

Este arroz requiere para una parte de arroz , tres de agua, esa es la medida exacta  para que  salga en su punto.

Esta es la receta:
INGREDIENTES: Para dos personas.
Para el arroz:
  • 200 gramos de arroz. Se echa en un vaso para obtener la medida que tendremos que echar de agua.
  • Por cada medida de arroz, tres de agua caliente.
  • Tres dientes de ajo.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • sal

Para el resto de ingredientes:
  • Un plátano por persona  maduro.
  • Tomate para freir triturado. 250 gramos
  • sal y azúcar y pimienta.
  • Dos huevos.
  • Dos filetes de pechuga de pollo.



ELABORACIÓN:
Para el arroz:
Sofreímos en una olla cuya tapa cierre muy bien los dientes de ajo .añadimos el arroz con un poco de sal.
Se le dan una vueltas para que se impregne todo con el aceite y queden los granos sueltos.
Añadimos el agua y dejamos que se consuma y justo cuando ya no quede agua se aparta la olla del fuego y se cierra muy bien con la tapa, de esta manera con el vapor que queda dentro de la olla el arroz se acaba de hacer y queda en su punto.
Dejarla cerrada sin abrir por lo menos 20 minutos. Os sorprenderá , el arroz está perfecto.

El tomate: En una sarten echamos un poco de aceite de oliva y freimos el tomate con un poco de sal, un pellizco de azúcar y un poco de pimienta, reservamos.

Se echa un poco de aceite en una sarten y se pelan y parten por la mitad los plátanos, sofriendolos sin que se quemen, se apartan y en ese mismo aceite se frien los huevos al gusto, dejando la yema del huevo más o menos hecha, eso ya a gusto de quien lo vaya a comer.
En la plancha de asar se hacen las pechugas con una gota de aceite y sal.

Montaje del plato:
Una parte del arroz , con la pechuga a la plancha cortada en trocitos, un poco de tomate frito con el huevo y el plátano frito disponiendolo en el plato como más  os guste.



¿Cómo lo hacéis vosotr@s?

lunes, 11 de febrero de 2013

Pasta fresca hecha en casa.


Tenía muchas ganas de hacer la masa de la pasta fresca.
He visto muchos blogs y recetas por you tube y al final me he decidido por esta que es la que casi todos proponen
Como la hace mi amiga Catalina  del blog COCINA CON CATALINA es  perfecta.
Hay que tener en cuenta que cada harina te va a pedir más o menos cantidad de huevo o incluso un poquito de agua.
Yo siempre hago las masas con lo más económico que encuentro en el mercado, la harina la barata del Lidl y suelo usar los huevos de Mercadona, los medianos.
Dicho esto pasamos a los ingredientes.
He hecho poca cantidad o eso pensaba yo, para cuatro personas y la verdad es que este tipo de pasta hecha en casa llena bastante  por eso con las cantidades de  los ingredientes hemos comido cuatro.


La receta base es por cada 100 gramos de harina  un  huevo, pero como todo, va a depender de la harina que suelen ser flojas, corrientes, y el tamaño de los huevos.

INGREDIENTES:
  • 250 gramos de harina.
  • 3 huevos medianos.
  • Una pizca de sal.
  • Una cucharada sopera de aceite de oliva virgen extra.
PREPARACIÓN:
Tamizamos la harina y batimos los huevos, como para tortilla.
Hacemos un volcán con al harina o la ponemos en un cuenco, con los huevos , la sal y  la cucharada de aceite.
Vamos mezclando hasta formar una bola que no se nos pegue a las manos.
Id cogiendo un poco más de harina si hiciese falta o mojandonos las manos si esta nos resultase un poco seca.
La bola de masa ahora no queda muy manejable por eso hay que taparla con un papel film y dejar que la proteína del huevo se desarrolle y coja cuerpo.




Una vez transcurrida la hora, da igual si pasa más tiempo, dividimos la bola en cuatro o en tres.
Yo no he usado máquina de pasta , he usado mi rodillo, como se ha hecho toda la vida.
Vamos aplanando con el rodillo la masa y veremos que al principio cuesta un poco , pero conforme la vamos manejando se vuelve más elástica, la podemos ir dando la forma un poco cuadrada incluso con la mano, no se rompe.
Hacedla bien fina.
Como veis en la foto me salio muy fina, pues todavía la tenía que haber hecho un poco más, al cocer engorda un poquito y para mi gusto quedó un poco gruesa.
Vamos enharinando la masa y el banco de trabajo para que nos sea más fácil estirarla y que no se nos pegue el rodillo.
La vamos doblando, cada cuatro o cinco centímetros  sobre si misma.
Cuando hayamos acabado, la vamos cortando a lo ancho , con el grosor que mas nos guste.
Al desenrrolarlas nos quedará la masa perfecta, o en tallarines, tagliatelis, como mejor nos parezca.




Aquí veis la pasta cortada.


Y como no la iba a cocer enseguida la puse colgada a que se secara un poco donde pongo el rollo de papel de las mano, hay que ingeniarselas si no hay más recursos y tampoco creo que haga mucha falta más cacharros.


Para cocerla vamos a necesitar mucha agua, ha de estar bien suelta en la olla para se suelte bien la harina que ha quedado adherida a ella.
Agua y sal, cuando hierve se echa la pasta y cuando flote probadla, la estar hecha en casa suele neceitar un poco más de tiempo que la fresca comprada en tienda.
Yo la tuve unos seis minutos hirviendo.





Ya veis ha quedado suelta y perfecta, no obstante os comento, me parece todavía un poco gruesa para mi gusto, hay que ir rectificando hasta encontrar la que guste en cada casa.
Ya veis , sin máquinas , como toda la vida.

¿Os atrevéis a hacerla?


sábado, 9 de febrero de 2013

Técnica: Blanquear y ablandar alcachofas



Estamos en plena temporada de alcachofas, a un precio que hay que aprovechar.
Las estoy encontrando en mercadillos de la calle a unos 0.75 céntimos el kilo y con una calidad muy aceptable, por eso hay que comprar cantidad y congelarlas o envasarlas.
También en esta página web de ALCACHOFAS VEGA BAJA, las encontramos, no dejéis de pasaros por su página.

Para ello utilizamos la TÉCNICA DE BLANQUEAR.

Consiste en hervir en agua durante un tiempo muy breve las verduras, pasándolas luego a agua muy fría para cortar la cocción.
Se utiliza para preparar las verduras antes de cocinarlas o saltearlas, teniendolas así dispuestas para su uso.

En particular la alcachofa ha de hacerse acompañada de limón y perejil, ya que se oxida con mucha rapidez quedando negruzca, perdiendo todo su encanto.Tanto el limón como el perejil son grandes antioxidantes y un buen aporte de vitamina C.


Pelamos las alcachofas, quitándonos las hojas duras externa, pelando la base.
El tallo se corta y pela también utilizándolo para guisos, tortillas, etc...
Las frotamos con limón.

ADVERTENCIA: Para que las manos no se os queden negras, antes de empezar a pelarlas os frotáis las manos también con limón.


Es el momento de saber como las vamos a utilizar, en mitades, enteras o si las vamos a utilizar para  rellenar se vacían también por dentro.

Llenamos la olla de agua metiendo un buen manojo de perejil y uno o dos limones partidos en cuatro trozos.
Cuando el agua esté hirviendo introducimos las alcachofas y cuando vuelva a hervir esperamos 3 ó 4 minutos, las sacamos, pasamos a agua helada y ya las tenemos listas para su congelación o envasado...

PARA CONGELAR: Metedlas en una bolsa, etiquetándola con la fecha de envasado.
No preocuparos si se os pegan unas a otras, una vez sacadas del congelador con un ligero golpe se separan.

PARA ENVASAR: Llenad los botes de cristal ya esterilizados con ellas, rellenar con el caldo de la cocción, cerrar, meter en una olla con agua hirviendo unos 20 minutos.
Sacadlos y dejadlos templar, ya están listos para guardar durante meses.


Como veis esta técnica es muy aconsejable para hacer nuestras propias conservas.

Las judías, tanto las planas como las redondas están demasiado caras, si las encontramos en el mercado de buena calidad y a buen precio compradlas, haremos lo mismo que con las alcachofas, pero sin el limón, ya que la judía no se oxida, el perejil le dará un color verde más bonito y le aportará vitamina C tan necesaria para nuestro organismo.