PETICIÓN:


Respeta mi trabajo y mis derechos de autor.
Si reproduces mis recetas y/o fotos, hazlo de una forma digna y pide autorización. Pon un enlace a mi blog y no te lucres con el esfuerzo de los demás, mil gracias.

sábado, 28 de enero de 2012

Endivias al horno con bechamel



Estas endivias me encantan, es un plato que hago sobre todo en ocasiones especiales.
Al horno es una forma distinta de comerlas y aseguro a quien no las haya probado que les va a sorprender su sabor suave.
Este plato solo tiene un pero, y es que una vez hervidas han de estar perfectamente escurridas, si no lo hacéis así , el plato no valdrá para nada.
Las fotos no han salido como yo quería pero no publico mucho últimamente y no quería perder la ocasión para  ponerla.

Como vais a ver los ingredientes no son muchos pero el resultado es fantástico.




INGREDIENTES: (para cuatro personas)

  • Ocho endivias partidas por la mitad.
  • 16 lochas finas de jamón de york.
  • Queso rayado (del que más os guste para gratinar).
  • Salsa bechamel:
            -Un litro de leche
            -100 gramos de mantequilla.
            -Tres cucharadas soperas de harina.
            -Sal, pimienta y nuez moscada.





Primer paso.


PREPARACIÓN.

Como veis en la foto, se parten las endivias por la mitad y se introducen en agua hirviendo con un poco de sal. Hay que dejarlas al dente ya que se acaban de hacer al horno y tampoco queremos hacer una pasta.
Tened en cuenta que la hoja se va a ablandar antes que la parte del tronco, por eso aunque quede un pelín duro no importa.


 Segundo paso:

Cuando ya estén cocidas las pasamos a un paño y las dejamos que escurran.
Este es el paso más importante ya que si quedan con algo de agua en el momento de hornearlas saldrá , se juntará con la bechamel y la hará liquida, estropeando el plato.

Truco:
Aparte de dejarlas escurrir en el paño, os aconsejo que las apretéis con otro por encima para que salga todo el excedente de agua, con cuidado, ahora son muy frágiles.


La bechamel:
En una sartén pondremos la mantequilla y cuando empiece a derretir le añadimos la harina, dejamos que se cueza un poco para que quite ese gusto a crudo y la aderezamos con la sal, la pimienta y la nuez moscada.

Truco:
Yo en este paso y aunque cueste un poco más , vuelco esta mezcla en un bol y le añado algo de leche, con unas barillas lo disuelvo y lo vuelvo a echar en la sartén o la olla donde la estemos haciendo, añadiendo el resto de la leche hasta que espese.
Es una buena forma de que no queden grumos.
Otras personas la acaban en el microondas, eso ya a gustos, yo no lo suelo hacer, no me llego a aclarar con él.
La bechamel ha de quedar espesa.

Ya tenemos todos los ingredientes que han de estar cocinados, ahora vamos a montarlos sobre la bandeja que ha de ir al horno.
  1.  Poned un poco de bechamel en el fondo.
  2. Cada mitad de endivia la envolveremos en una loncha de jamón de york.

Prefiero ir a comprar el jamón de york a un supermercado que me lo corten como a mi me gusta, el envasado, las lonchas suelen ser demasiado gruesas y yo las prefiero finas.


 Tercer paso.
Aquí tenéis ya la bechamel con las endivias envueltas en el jamón de york.


Cuarto paso

3.-Ya solo nos queda poner un poco más de bechamel por encima y el queso rayado.
4.- Queda listo para gratinar.

Ahora entenderéis porque os comentaba que las endivias deben quedar perfectamente escurridas, si soltasen agua se mezclaría con la bechamel y quedaría todo demasiado líquido, se habría estropeado todo el plato.


Observación:
No uséis el agua de hervir las endivias para la bechamel, si no queréis poner todo leche usad agua , pero no esta, ya que ha soltado todo el amargo que tienen en esa agua, y la bechamel no sabrá bien.




Espero que os haya gustado, es una buena propuesta para el día de San Valentín.
Un plato que podéis dejarlo preparado con anterioridad y guardado en el frigorífico, listo para gratinar en el momento en que vayamos a comerlo.

jueves, 19 de enero de 2012

Pizza de tomate y anchoas, mini pizza



Para la primera foto he caramelizado la  cebolla partida en juliana (a lo largo) con un poco de aceite, sal  y azúcar.
Encima el tomate en rodajas, las anchoas y las olivas negras, acabadla en el horno.




Os voy a decir unos trucos para que las pizzas os salgan muy jugosas y que no acaben resecas.
La masa de la pizza, os tengo que decir que yo la hago a ojo y más de una va a pensar que es una barbaridad, pero como ya sabéis, soy muy atarantada y esta masa si queda un poco líquida se le añade más harina y lo tenemos solucionado, dentro de un orden, claro.



Tomate triturado, tomate cortado en rodajas finas, atún,  anchoas y olivas negras.



INGREDIENTES DE LA MASA:

  • 500gr de harina, NO uso harina de fuerza.
  • 250ml de agua templada.
  • 4 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen.
  • Una pizca de sal y azúcar.
  • 15gr de levadura de panadero ( yo uso la de Mercadona).

Normalmente la harina que uso es la del lidl, la barata, ahora he visto que ya hay harina de fuerza y a un precio super económico, no llega a 0'70 céntimos, la tengo que probar.


PREPARACIÓN:

En un bol grande para esta cantidad de harina echo el agua templada.
En ella disuelvo la levadura  y el azúcar que ayuda a que leve mejor y un poco de la harina, la mitad más o menos, ya os digo, lo hago a ojo.
Lo remuevo todo con una cuchara de madera y dejo que se integre bien la harina, quedará una masa pegajosa.
Pongo el horno a calentar unos minutos y cuando esté templado lo apago y meto el bol.
Tapadlo con un paño, aguantará más el calor.

En esta etapa de la masa da igual si la tenéis una hora, dos o tres, como si os vais a trabajar y la seguís haciendo cuando regresáis, ya habrá subido, suele tardar una hora, pero no se os va a bajar el levado.
Puede que os encontréis la superficie un poco más dura, no tiene importancia, cuando le pongáis el resto de los ingredientes no se nota.

Ahora es en este paso es cuando se requiere que en cuanto vuelva a subir la masa la horneéis.
Le incorporamos el resto de la harina, la sal y el aceite, lo haréis más cómodo si volcáis todo en el mármol de la cocina, amasad con las manos hasta que la masa tenga una consistencia elástica.
Dependiendo del tipo de harina os hará falta añadir un poquito más, para darle la consistencia deseada.

Cuando ya tengáis la bola de masa hecha, partidla en las porciones que queráis, os dará para dos pizzas normales, pero ya depende del tamaño que queráis.
Yo suelo poner un poco de harina en el mármol y con el rodillo estiro las porciones de masa hasta que queda del tamaño que quiero.
Poned en la bandeja del horno papel de hornear y la masa encima, horno caliente otra vez, y dejamos que vuelva a subir.


Aquí veis que las hago también pequeñas, de tres o cuatro bocados, nos encantan así, y podemos hacer de varios rellenos.


Ya os ha levado por segunda vez, es ahora cuando hay que hornear, si no la vais a comer enseguida y es aquí cuando viene el truco, la precocináis.
Hacedla hasta que veáis el masa medio hecha, esto viene muy bien si vais a tener invitados, la dejáis así y la acabáis media hora antes de comerla. La serviréis crujiente.


RELLENOS:

Cómo os comentaba al principio os digo el truco para que os salga muy jugosa.
Lo primero que pongo es un poco de tomate triturado, denso, en un bol, con un poco de aceite, eso lo reparto por la superficie.
Corto tomate muy fino y lo pongo también por encima del otro. ¿Mucho tomate? No, o por lo menos en mi casa.
Para estas pequeñas luego le puse calabacín que antes hice un poco a la plancha, junto con unos champiñones también hechos  en rodajas, jamón de york y queso.
Si no le ponéis jamón de york, ponedle queso de cabra en vez del normal.








Otra idea para hacer con la masa de las pizzas y una vez que ya la tenemos estirada.
Pan con formas para los niños, cortando la masa con los motivos de los corta pastas que más nos gusten.
Yo hice estos esta navidad y quedaron aparte bonitos muy buenos.
Hay que llevar cuidado porque el tiempo de horneado es muy poco .




                                                                   

viernes, 13 de enero de 2012

Bomba de bizcocho con relleno de helado de chocolate y vainilla


He hecho este pastel, bomba o como queráis llamarlo para el cumpleaños de mi hijo Manolo.
Anda que no le dí vueltas antes de empezar a hacerlo, no me atrevía.
Al final pensé en algo sencillo, he visto muchísimo en otros blogs que me gustaba, pero al final pense en hacerlo con un relleno que no tenia mucha complicación, solo ir al super y comprar una de las cosas que más gustan a mi hijo,  el  helado de chocolate y vainilla, y así lo hice.
Como base de la tarta un bizcocho de brazo de gitano, sencillo y rápido, ya sabéis, SIN PROBLEMAS.

Muy sencillo, os cuento los ingredientes:

  • 4 huevos.
  • 50 gramos de azúcar.
  • 100 gramos de harina de repostería.
  • Un sobre de levadura, suelo usar la marca Royal.

Preparación:

Habréis visto que la cantidad de azúcar no es mucha, lo hago así porque luego vamos a empapar el bizcocho con almíbar, y me parece demasiado dulce.
Separamos las claras de las yemas.
Las claras las montamos a punto de nieve y las yemas las montamos junto con el azúcar.
Mezclamos ambas preparaciones y le añadimos la harina tamizada y el sobre de levadura.
Con movimientos envolventes se mezclan todos los ingredientes.
A una bandeja de horno le ponemos papel sulfurizado, para horno, y lo cubrimos con la preparación.
Se extiende bien con la espátula, quedará la masa finita, sobre un centímetro y se introduce en el horno unos diez minutos a 180º.
Ha de quedar blanquita pero hecha.
Se saca, y se deja enfriar.
He cortado un circulo todo lo que daba el bizcocho y lo he partido en triángulos, como si fuese una pizza.
Un recipiente lo he forrado con papel film transparente y he ido poniendo los triángulos del bizcocho como veis en la foto, uno al lado del otro, bien juntos para que no queden huecos entre ellos, o por lo menos, los menos posibles.





Ahora es el momento del almíbar, para empapar el bizcocho.
Tened en cuenta que este bizcocho queda un poco seco.

Almíbar:
  • 150gr de azúcar.
  • 200ml de agua.

Se pone el azúcar y el agua en un cazo y se deja que hierva y reduzca hasta que se forme un almíbar clarito.
Si os gusta le podéis añadir un poco del licor que más os guste, pero yo en este caso no le puse, se trataba de que le gustase a mi hijo.
Ahora hay que pinchar un poco el bizcocho, con cuidado e irlo empapando con el almíbar.
Los helados hay que sacarlos una media hora antes de rellenar el bizcocho, si no es imposible manejarlos.
El primero que puse fue el de chocolate, ya veis, hasta cubrir casi la mitad.


Con recortes que habían sobrado del bizcocho le hice una base para poner encima el helado de vainilla.
Esta base también la empape un poquito con el almíbar. y cubrí el resto con el helado de vainilla.


Una vez puesto el helado de vainilla le hice el fondo de la tarta.
Os tengo que contar que milagrosamente, ya que como todo lo que suelo hacer lo hago a ojo y así me sale luego, me quedó justito el bizcocho.


 Ya veis, y tan justito, pero bueno, dio para poderlo cubrir.

 
Al final solo hay que cerrar la tarta con el papel film que nos sobraba por los bordes.
Ha de quedaros como precintado, y al congelador por lo menos dos horas, para que el helado vuelva a quedarse, eso, helado.
Así me quedé yo cuando vi lo justo que me había venido el bizcocho.


Como veis, y a pesar de llevar cuidado alguna ranura se quedó entre trozo y trozo de bizcocho, pero no hay nada que una buena capa de chocolate pueda disimular.


Y como ya os he dicho, todo lo hago igual, me quedé corta con la cobertura de chocolate.
Menos mal que tenia chocolate a la taza e hice uno bastante espeso.
Le dí la primera capa con este, bien frío, que no quería que me absorbiese mucho el bizcocho, ya lo veréis en el corte.


Y la segunda también, deje la pastilla de chocolate para adornarlo luego.
La verdad es que para querer las cosas sin problemas me complico mucho la vida, y tengo que usar lo que tengo por la cocina.

Aquí tenéis la tarta casi finalizada.
Para darle el aspecto final raye la pastilla de chocolate con leche que tenia y la puse por toda la superficie, esto acabó de cubrir las imperfecciones que tenia la tarta.
Unas frambuesas que tenía en el congelador y unas hojas de mis macetas de menta.
Y aquí esta la tarta.
¿Qué os ha parecido?



Y este es el corte de la tarta, que ya con los nervios y con las prisas pues así quedó.
He de decir en mi defensa que estaba muy buena, teniendo el cuenta que solo lo monté e hice el bizcocho, el helado estupendo.








THE END

jueves, 5 de enero de 2012

Alcachofas, sabor a huerta



Es tiempo de alcachofas, por eso hay que aprovechar y comerlas .
Se pueden envasar, congelar, comer crudas o tan sencillas como os recomiendo ahora, disfrutando y aprovechando la casi toda.

Os preguntareis porqué no le quito la punta de la hoja, es porque así se coge de esa punta se tira de la hoja que se desprende del resto sin esfuerzo, comiéndose casi toda, por no decir entera.
Al final solo quedará el corazón de la alcachofa y este será un bocado delicioso.

Ingredientes:
  • Alcachofas hasta llenar el fondo de la olla expres.
  • sal
  • aceite de oliva virgen
  • pimienta
  • un vasito de agua
  • limón
Preparación:

Quítadles los rabitos a las alcachofas y las primeras hojas, y un poco de la parte de la base, para que luego puedan apoyar bien en el fondo de la olla.
Cháfadlas un poco por la parte final de las hojas para que queden un poco abiertas y entren bien los ingredientes.
Disponlas en la olla , unas al lado de las otras y con las hojas hacia arriba.
En un plato pon la sal y la pimienta que creas conveniente, mézclalo y ve poniendo un poco por encima de cada alcachofa, al mezclar las dos cosas nunca te pasas de pimienta.
Echad un chorro de limón por encima de cada una y un chorrito de aceite, un vaso de agua o un poco más, que queden cubiertas hasta la mitad y tapa la olla.
Cuando empiece el vapor , baja un poco el fuego, que no se peguen, unos 15 minutos, destapa la olla y comprobad que estén tiernas, sino dadle cinco minutos más.

Nota:
Si las queréis para rellenarlas , cocedlas al dente, solo 8 ó 10 minutos, estarán perfectas
Espero que os gusten, es una receta que la hemos hecho mucho en mi casa y siempre que las hago me recuerdan a mi abuela en la cocina y lo bien que cocinaba.




Aunque las veáis con tan pocos ingredientes os aseguro que no se pueden comer solo dos, son tan sencillas y ricas que repetiréis seguro.