PETICIÓN:


Respeta mi trabajo y mis derechos de autor.
Si reproduces mis recetas y/o fotos, hazlo de una forma digna y pide autorización. Pon un enlace a mi blog y no te lucres con el esfuerzo de los demás, mil gracias.

viernes, 29 de julio de 2011

Brotes de soja, germinados y germinadora.



Estos son mis brotes de soja caseros, listos para comer.
Fáciles de hacer, geminados por nosotros mismos, y lo más importante, baratos.
No hace falta comprar ninguna germinadora, con unos sencillos botes de plástico con rejilla en el fondo y unas semillas de lo que queráis germinar en unos días los tenéis preparados para comer.

Buscando un poquito en San Google es fácil encontrar información sobre la cantidad de propiedades que tienen los brotes de cualquier tipo.
Cuando un grano de cualquier cereal o leguminosa cuenta con agua, oxigeno y calor suficiente, germina.
Aprovechemos ahora que es verano para empezar a aprender a cultivarlos.

Los brotes presentan un valor similar al de las frutas y verduras, ya que contienen una gran cantidad de vitaminas, como la A, B, C, E y K, minerales, enzimas y son ricos en antioxidantes.

Vamos a hacerlos de una manera sencilla y económica.




También os diré como envasarlos, sin cocinarlos de manera que no pierdan ninguna de sus propiedades y con un sabor infinitamente mayor al que soléis comprar en los supermercados.



Vamos a empezar con la judía mungo o soja verde.
La suelo comprar en una tienda de dietética y herboristería de unos amigos, aquí en Alicante.

Ellos están en la calle Capitan Hernandez Mira, número 10 y os aseguro que os consiguen lo que pidáis.

Estas tiendas nos proporcionan semillas, hiervas, especias, etc... Son productos ecológicos y a un precio mucho menor que en una gran superficie.

Como veis la bolsa de soja da para mucho, ya he hecho varias veces y no he llegado todavía a la mitad de la bolsa, por lo que resulta rentable.



Aquí tenéis uno de los botes de plástico con rejilla donde los hago, con tapadera.

El precio de los botes, 1.20 euros. El precio de una germinadora, muchisimo más cara.
La rejilla deja que el agua sobrante caiga al fondo y que no estén encharcadas las semillas, así evitamos que se pudran.

Si encontráis un bote con la rejilla más fina, todavía mejor, yo me apaño bien con estos.
Ahora os explico el truco para que no caiga la semilla bajo, ya que el agujero es grande.



Veis, he recortado papel de hornear al mismo tamaño que la rejilla, y mojada en agua, por lo que resulta más flexible y porosa.

De esta manera no caen las semillas bajo.
Las semillas han de ponerse a remojo unas horas, como cualquier legumbre, para ayudar a que germinen antes.
Yo las he tenido toda la noche.


Después de tenerlas a remojo, las he enjuagado y las he repartido en los botes, como veis la cáscara verde ya ha empezado a abrirse.

Ha empezado el proceso de germinado.



Se les espolvorea con agua el interior y se tapan , pero no del todo, dejar que entre un poco de aire, que se oxigenen, y guardarlas en un armario que no dé la luz.
Crecen mucho más rápido.

Hay que rociarlas de agua tres veces al día, volcar un poquito el bote, quitar el agua sobrante y rociarlas de nuevo con agua limpia.
Volverlas a guardar, es lo único que necesitan, un minuto tres veces al día.
¿No es mucho, verdad?


Ya veis a la mañana siguiente ya están germinando.


Este es el segundo día.


Y ya veis el tercero, increíblemente altas.
Algunas han sobrepasado el bote, sobre unos seis centímetros o siete.


Como veis en su interior conservan el calor y la humedad, lo que hace que crezcan muy rápido.



Parece que quieran saltar del bote, ¿verdad?
Cuando ya están así de altos, ya los podéis comer crudos.

Si los cogéis por en medio y los sacudís un poquito, la cascara verde caerá sin ningún problema.
Los podéis conservar perfectamente envueltos en un paño en la nevera, o bien embasarlos como os indico a continuación, de una manera muy sencilla y rápida.

Ingredientes:

  • Los brotes de soja.
  • Vinagre de manzana, el de vino queda excesivamente fuerte.
  • Sal.
  • Azúcar.
  • Pimienta.
  • Jengibre en polvo.

Preparación:

Poner en un cazo una parte de vinagre por dos de agua, añadir sal y azúcar.
Probar para que veáis el gusto que va teniendo.
Todo esto es mejor hacerlo a ojo, e ir le añadiendo las cantidades según vayamos probando.
Añadirle un poquito de pimienta en polvo y un poco de jengibre, no lleguéis a la cucharadita , probar primero.

Tened cuidado, el jengibre tiene un gusto fuerte que luego se refuerza al rato, es mejor quedarse corto.
Calentar esta preparación al fuego sin que hierva, lo apartáis y añadís los brotes de soja, enjuagados.
Dejar dentro de la preparación hasta que enfríe.

Esto es todo lo que se van a calentar los brotes, justo el calor que les dé la preparación anterior.
Tened en cuenta que no queremos que se calienten en exceso, ya que pierden propiedades con ello.

Una vez frío quedaran crujientes y con un sabor exquisito.
Y como todas las nuevas preparaciones, la segunda vez todavía le pillareis más el punto o le podréis añadir las especias que más os gusten.

Yo por ahora he probado con estas, pero las variaciones son infinitas.
Luego llenar los tarros con los brotes y rellenar con el líquido hasta que quedé completo el tarro.
No los he hervido, prefiero hacer más a menudo a quitar con los hervidos propiedades a los brotes.



Y este es el aspecto final de mis brotes ya encurtidos, porque no son cocinados y envasados.
Espero que os animeis a hacerlo y ya me contareis.

lunes, 4 de julio de 2011

Lomo relleno


































Llevaba mucho tiempo queriendo publicar esta receta.
Mi hija no paraba de pedírmelo.

Este blog como muchos esta pensado para que nuestros hijos y familia tengan nuestras recetas , describiéndolas y fotografiándolas.

¿Que no daría yo por tener esto mismo de las de mi madre o mi abuela?

Y por fin la he vuelto a hacer , me faltan algunas fotos, pero ya las añadiré en otra ocasión, para que tenga los pasos que se me han olvidado.

Os la describo:

Un lomo relleno con sabor agridulce.
Se entremezclan los sabores de la miel, el azúcar , la mostaza, las uvas pasas y flambeado con coñac le da su sabor característico.

La única complicación de esta receta es el corte de la carne , que si no estáis acostumbrados o no tenéis los cuchillos necesarios, mejor pedírsele al carnicero que lo abra para que lo rellenéis.

Ingredientes:

-Un lomo de cerdo en un trozo de un kilo, (si os lo corta el carnicero la parte central, la veis en una de las fotos, que la ponga aparte, ya se usará para hacerla a la plancha o como decidáis)
-Dos cebollas partidas en juliana (Laura, primero la partes por la mitad y luego en tiras finas)
-Cinco champiñones, lavados y partidos en láminas.
-Uvas pasas
-Dos cucharadas soperas de mostaza.
-Una cucharada de azúcar (mejor si es moreno)
-Un buen chorro de coñac
-Aceite de oliva virgen extra VICOLIVA
-Hilo para atar la carne.
-Sal y pimienta
-Un poquito de harina .
-Una cucharadita de miel.

Preparación:

Si vais a abrir el lomo para rellenarlo tenéis que tener un cuchillo de hoja ancha y bien afilada. Huir de los cuchillos de hoja endeble y mal afilados, de ahí vienen los cortes y si tenéis guante de malla de carnicero, mucho mejor, no son tan caros.

Pondré una entrada de como cortar la carne en cuanto tenga un ayudante que haga las fotos.(La que no sea mi hija que no se dé por aludida, jejeje)

Partir la cebolla en juliana y los champiñones a láminas.

Poner en una sartén un poco de aceite de oliva virgen VICOLIVA y un poco de mantequilla, como una cuhcaradita y sofreímos la cebolla y los champiñones con sal y pimienta, a fuego lento hasta que se dore.
Las pasas las lavamos y las ponemos a remojo en el coñac.

Incorporamos las pasas al sofrito y le damos unas vueltas, le añadimos media cucharada de harina y lo removemos bien, para que ligue.

A continuación le echamos el coñac y le prendemos fuego para que flambeé todo el sofrito.

Cuando se haya ido la llama lo apartamos y dejamos que se temple.

Ponemos encima de la tabla el lomo abierto salpimentado y le añadimos por encima el sofrito templado, lo enrollamos y lo atamos . (Laura , otra entrada de como atar la carne).

Echar en la fuente de horno un chorro de aceite de oliva virgen VICOLIVA y poner encima el lomo relleno.

Untarlo con una cucharada de mostaza y un poco de azúcar y sin más meterlo en el horno para que dore, a los diez minutos darle la vuelta y hacer lo mismo por el otro lado.

Ya se le puede echar un poco de coñac y un poco de agua, pero no mucha.
El lomo no tarda en hacerse y luego se le añaden más líquidos a la salsa.

En cuanto lo veamos hecho, salcarlo y dejar que temple la carne para que pueda partirse sin que se desmorone con el relleno.

En la sartén donde hemos echo el sofrito, se fríen unos champiñones a laminas para acompañar el plato. Se retiran a un plato y en la misma sartén se fríe una cebolla picada y el resto de las pasas.
Se le añade el caldo de la fuente del horno a la que se diluye una cucharadita de miel, se deja que reduzca un poco y si es necesario se liga con un poco de harina.

Ya veis que , en la misma se hace todo y se aprovechan de esta manera los jugos que va soltando lo que sofreímos.
Solo queda partir la carne y montar el plato.
Yo por las prisas,( me miraban con cara rara de lo tarde que era) os he hecho las fotos en la misma tabla de cortar la carne.

Lo podéis acompañar de un puré de patata que queda perfecto para este plato.

Con esta receta quiero participar en un concurso que hace ACEITE VICOLIVA,

"cocino con aceite de oliva VICOLIVA".