PETICIÓN:


Respeta mi trabajo y mis derechos de autor.
Si reproduces mis recetas y/o fotos, hazlo de una forma digna y pide autorización. Pon un enlace a mi blog y no te lucres con el esfuerzo de los demás, mil gracias.

viernes, 20 de abril de 2018

Caldo gallego



Este mes de Abril en DESAFÍO EN LA COCINA hemos tenido que preparar sopas y cremas con nombre propio, daba igual la procedencia, del país que quisiéramos y en este caso me he decidido por una bien ESPAÑOLA, el  CALDO GALLEGO.

No podía haber estado más acertada nuestra boss , este mes le tocaba a Toñi y seguro que ha conseguido una variedad que nos va a dejar a todas con la boca abierta.

Solo tenéis que pinchar en el logo para verlas todas.



Esta es mi receta:

INGREDIENTES:

  • 200 gramos de alubias blancas secas.
  • 2 manojos de grelos, berza o medio repollo.
  • 300 gramos  de garreta de ternera.
  • Carnes saladas como costilla, panceta, oreja, careta según nos guste o sin salar, depende donde vivamos y lo que encontremos.
  • 150 gramos de lacón.
  • 50 gramos de unto.
  • 4 patatas medianas.
  • 2 chorizos frescos o gallego.


ELABORACIÓN:

Las judías blancas las ponemos la noche anterior a remojo.
Si ponemos carnes saladas las metemos a remojo en agua que las cubra durante un día, cambiandola dos o tres veces.
Hacemos lo mismo con el lacón, dependiendo de lo salado que esté.

  

Comenzamos limpiando los grelos y partiendolos en trozos de unos dos centímentro.
Los lavamos bien y en una olla con agua hirviendo los cocemos durante cinco minutos para quitarles el amargor.
Sacamos y dejamos escurrir. Reservamos.



En una olla echamos las alubias y el doble de agua y dejamos que comiencen a hervir, echamos entonces un poco más de agua fría para cortar el hervor, igual que hacemos con cualquier guiso que lleve alubias, así no se romperán.



Añadimos las carnes y el lacón, el chorizo y el unto y dejamos a fuego medio-bajo que  cueza durante una hora o un poco más.
Sacamos las carnes y los chorizos para partirlas en trozos.
Añadimos las berzas y las patatas peladas y partidas en cachos.


Se vuelven a echar a la olla las carnes y los chorizos partidos




Ya solo falta servir y desde luego bien caliente.
Esta es una comida para el invierno y desde luego si es como el que hemos tenido nos va a venir de fábula.

Quiero dar las gracias a Conchi de El Puchero de la bruja por las berzas y el unto que me trajo ya que aquí en Alicante no encuentro.

He decir que nos ha encantado, es un sabor especial pero delicioso lo que dan las carnes saladas, los grelos y el unto.

sábado, 7 de abril de 2018

Tortilla en papel de horno. Pescado en papel, etc.. Truco de cocina




El papel parafinado no solo lo uso para la reposterían, en mi cocina tiene multitud de utilidades y hoy me gustaría compartir con vosotros algunas de ellas.

Quienes me conocéis o me seguís sabéis que uso el papel parafinado , si ese que se usa para los bizcochos en el horno, para muchas otras cosas, no solo en repostería.

Hoy os voy a enseñar algunos de esos trucos.

El primer uso es  como tapadera en los asados al horno.

Se arruga el papel y se moja bajo el grifo, dejándolo bien empapado.
En ese momento se vuelve maleable y lo podemos adaptar a nuestra fuente de horno, bandeja, cacerola,etc...
Como veis en la foto no chorrea pero si está mojado, en cuanto se va calentando se vuelve duro,como si fuese una tapadera pero no se quema.

Vamos a ver, no hay que dejarlo que toque el grill si es que lo acercáis mucho, hay que pensar un poquito también.
El papel no solo nos hará de tapadera, también conseguiremos que los jugos vuelvan al asado etc... y nos quede mucho más jugoso, menos seco, ya me contaréis si lo probáis con un pescado por ejemplo, las patatas maravillosas,... soy fan absoluta de este papel.




También lo uso como os puse hace tiempo en instagram para hacer los pescados en sartén, no manchamos nada y no se nos pega, quedando muy jugoso y con un dorado espectacular.
Vamos a usar casi la misma técnica que con la tortilla, pincelamos el papel con aceite y si queremos le ponemos un poco de sal y las especias que nos apetezcan, pimienta, tomillo, lo que queramos en polvo, esto hará que el pescado coja su sabor.
Doblamos en papel por la mitad y ponemos encima de una mitad  el pescado.


Ponemos el papel con el pescado en la sartén caliente y dejamos que se haga por ese lado.
Lo podremos controlar perfectamente porque para ver como se hace solo hay que levantar el papel.
Cogemos por las puntas de las dos partes, osea la que está sobre la sartén y la de encima y lo volteamos, quedando así la parte hecha arriba y la que queda por hacer bajo.

Podemos darle la vuelta todas las veces que haga falta hasta que quede a nuestro gusto, pero siempre quedara jugoso y con el sabor del aderezo que le hayamos puesto.

Así conseguimos un pescado, un filete de pechuga de pollo, una verdura, perfecto y sin manchar la sartén en absoluto.

¿No me diréis que no es un buen truco?





Y ahora vamos con el de la tortilla.

Es tan sencillo que no vais a dar crédito y ya podremos usar la sartén que tengamos por más estropeada que esté.

En este caso os lo muestro con la típica tortilla de patata.

Para eso no os tengo que dar la receta, se fríen las patatas peladas y cortadas como más nos gusten con cebolla o sin ella, eso es lo de menos, reservamos.
Batimos los huevos que vayamos a utilizar y........
Comenzamos.

Cogemos un papel parafinado, lo extendemos y lo pintamos con aceite, con una brocha o con los dedos.


Lo adaptamos encima de la sartén, dándole la forma, dejando el papel sobrante por fuera.
Os aconsejo no cortarlo, cuando haya que darle la vuelta a la tortilla será mejor tenerlo y si se nos mueve un poco no va a pasar nada porque no nos quedaremos cortos de papel.

Yo suelo usar el que venden en el lidl porque ya vienen cortados y son grandecitos, así aunque la sartén sea grande nos vale.


Ya le hemos dado la forma, solo queda encender el fuego y dejar que caliente pero no mucho.

Echar la mezcla de la tortilla como veis en la foto y vaya cuajando.

Con una espátula de silicona o madera podéis ir viendo si va cuajando por los lados, metiéndola suavemente entre la tortilla y el papel, con cuidado de no romperlo.


No poner el fuego a tope para que no se queme la tortilla, solo hay que llevar un poco más de cuidado.
Le ponemos el plato de dar la vuelta a la tortilla o lo que soláis poner y.....


Se la damos, si os dais cuenta a mi se me ha roto un pelín, tampoco pasa nada.



Le quitamos el papel y lo volvemos a poner sobre la sartén.
Habréis visto que coge un poco  de color el papel pero no pasa nada.
Si se os hubiese roto mucho lo cambiáis, pero con cuidado no suele pasar.
Si se rompe un poco le hacéis un doblez por el rotito y ya está, un poco de aceite al fondo otra vez con un pincel y.....


Volvemos a poner la tortilla por la otra cara para que cuaje también.
Nos ayudamos con la espátula para separarla un poco del papel, yo suelo coger el papel con una mano y la espátula que hay que ir mojando en aceite un poco, ya vereis que fácil se despega de las paredes.


Si hace falta le dais la vuelta otra vez y ya la tenemos lista.
Cuajada como a cada uno le guste más.


Ya no tenemos problema en hacer tortillas, si la sartén esta vieja o rallada ya no es un problema.

Espero que estos trucos os sean de utilidad, a mi desde luego me vienen muy bien.