PETICIÓN:


Respeta mi trabajo y mis derechos de autor.
Si reproduces mis recetas y/o fotos, hazlo de una forma digna y pide autorización. Pon un enlace a mi blog y no te lucres con el esfuerzo de los demás, mil gracias.

jueves, 22 de diciembre de 2016

Jamón glaseado al horno.



Esta es una receta sencilla, hecha con jamón dulce y que gusta a todos pero sobre todo a los niños.
También se puede escoger una pieza de jamón fresco o de lomo de cerdo pero hecho así con el jamón dulce es muy suave para los niños.

No hace falta hacer una gran cantidad de jamón, los hay de medio kilo o pedir justo lo que vayamos a consumir, pero os digo que si os sobra es perfecto para sandwiches, ensaladas, una rica entrada con huevo hilado o todo lo que se os ocurra.


Vamos con la receta.


INGREDIENTES:
  • 2 kilos de jamón dulce sin quitar el poco tocino que lleva por encima.
  • Dos cebollas en juliana.
  • 1/2 litro de cava o sidra, lo que prefiráis.
  • Pimienta negra molida
  • Clavo entero para pinchar el jamón.
  • Azúcar moreno.
  • Miel.
  • Aceite de oliva.
  • Melocotón, piña en almibar.




ELABORACIÓN:

Vais a ver lo fácil que es esta receta.
En una fuente ponemos las cebollas troceadas en juliana con un poco de aceite de oliva.
Echamos por encima la mitad del cava o la sidra regando así el jamón.
En un cuenco pequeño ponemos un cuarto de cucharadita de café de pimienta molida  y una cucharada rasa sopera de azúcar moreno. Mezclamos y espolvoreamos con ello en jamón.
Metemos al horno a 120º y lo dejamos durante dos horas. Ya veis que es mucho tiempo pero poca temperatura. Cada 15 minutos echamos el jugo que hay en la fuente por encima del jamón.Así no se secará y se  irá dorando al mismo tiempo. Se irá formando una costra por encima que será la decoración que le hagamos.
Pasadas las dos horas lo sacamos  y le hacemos con un cuchillo  afilado en la piel del jamón unos rombos, el dibujo característico que lleva esta receta. Mas grandes o más pequeños, como os guste verlos, en cada esquina de cada rombo le pincharemos un clavo de olor, de esta manera no solo lo adornamos sino que le dará gusto, pero no preocuparos que no es excesivo.


En un bol preparamos una mezcla de 50 ml de miel y tres cucharadas soperas de azúcar moreno. Si hace falta le añadimos un chorrito del almibar de melocotón o piña.
Con esta mezcla pincelamos todo el jamón para que le de más sabor y más color, esto hará que nos quede brillante y mucho más apetecible.
Añadimos el resto de la sidra o el cava y las frutas que prefiramos en almibar, añadiendo también si nos apetece algo de manzana cortada en trozos, pera, etc..
Volvemos a introducir en el horno y lo tenemos hasta que lo veamos dorado a nuestro gusto, procurad que no se os queme, ahora es importante vigilarlo.




Una vez dorado sacamos y servimos en lonchas finas, acompañado de un puré de patatas y manzana, una ensalada aliñada con el mismo jugo del asado, huevo hilado o el acompañamiento que más os guste.
Servimos la salsa que hay en la bandeja del horno en una salsera pasada por un colador.


Aunque hagáis más cantidad y sobre es perfecto para hacer sandwiches, ensaladas o para cualquier entrante agridulce.
Espero que os guste, disculpad que las fotos no son muy buenas, pero no quería dejar de mostraros esta receta.

sábado, 17 de diciembre de 2016

Pularda al oporto.





Ya tenía ganas de poner una receta de PULARDA, un ave que ya tenía ganas de elaborar y  degustar.
Intento no compliarme la vida a la hora de cocinar aunque a veces el plato nos lo pide.
En este caso no lo he hecho y os presento una pularda asada al horno con un adibi que podemos obtener con lo que haya en la despensa y con  verduras y frutas de la temporada.
Las pulardas las solemos encontrar a partir de diciembre en las carnicerías y grandes superficies, pero os doy un consejo, que la piel esté perfecta cuando la compremos, sino es así estará igual de buena pero perderá mucho en la presentación y eso si es una pena.
Se diferencia del pollo porque este se sacrifica a los 5 meses mientras que la pularda es entre los 5 y los 8-9 meses.
El peso del pollo va desde el kilo a los 3 kilos y la pularda que es una hembra capada va de los 2.5 kilos a 3 kilos. El capón es el macho capado y es un poco más grande normalmente que la pularda.
Por su peso y características como el sabor más pronunciado y la grasa infiltrada que posee es tan buscada en estas fiestas y nos sorprenderá este bocado exquisito.

INGREDIENTES:


  • Una PULARDA , esta mía de 2550 kg de peso, con la piel perfecta.
  • Tres peras.
  • Tres manzanas.
  • Cinco alcachofas.
  • Cinco patatas grandes
  • Cinco tomates maduros.
  • Oporto.
Adobo:

  • Hierbas provenzales.
  • Coñac
  • Manteca de cerdo ibérico.
  • Sal y pimienta. Fijase en la cantidad de ambas para que no quede soso.

ELABORACIÓN:



Comenzamos la receta mezclando en un bol todos los ingredientes del adobo y dejamos  que la manteca coja el gusto de todos ellos durante media hora.




Sacamos la pularda del envase y nos aseguramos que no tenga ninguna pluma, plumón o la parte dura que se llama cañón y que encontramos metido en la piel.
Con servilletas de papel la dejamos bien limpia de cualquier impureza que pueda tener.

Procuraremos si fuese necesario quitar algo de grasa de la parte del trasero, limpiarla bien y añadirla al adibi en ningún caso tirarla ya que esta le da un gran sabor.
Embadurnamos bien la pularda por dentro y por fuera con la adobo y la disponemos en una cazuela o bien de cristal como yo o si tenéis de hierro pero que se pueda meter en el horno.

A mi me gusta la que enseño en la foto para las aves al horno o incluso para las galantinas porque queda recogida y los jugos que se le añadan suelen envolver en este caso la pularda y me permite que la piel quede perfecta.


La rociamos con un chorro de Oporto.
La dejamos tapada durante una hora  para que marine.


Pasado este tiempo y con el horno precalentado a 160 grados, metemos la pularda tapada con papel parafinado o de bizcochos mojado en agua ( en otras ocasiones ya os he dicho que al mojarlo y con el calor del horno forma como una tapadera que hará que nuestros asados queden con sus jugos y se haga perfectamente) o papel de aluminio.
Le añadimos un vaso de agua a la fuente y al horno
El tiempo de horno suele ser de 30-40 minutos por kilo. Al ser una temperatura suave nos permitirá cocinarla sin que se nos queme, acordaros TAPADA,

Es hora de las frutas y verduras.
Las limpiamos y partimos conforme queramos encontrarlas luego a la hora de servir.
Embadurnamos con el mismo marinado, añadimos un poco más de coñac y Oporto si fuese necesario.

Disponemos las verduras en una fuente de horno y pasamos la pularda a la fuente, con cuidado de no romperle la piel.
Coged dos buenas raseras o guantes de silicona para el horno y con ellas y cada una por un extremo de la pularda la pasamos a la fuente donde están las verduras.

Si queréis podéis hacer todo desde un principio en la misma fuente pero a mi me gusta hacerlo de esta manera, queda más recogida durante casi todo el tiempo de horno.



Vamos regando el ave de vez en cuando durante el asado con su propio jugo o añadiendo más líquidos si se fuese quedando seco, mezclando  más agua, coñac y Oporto.

Seguimos tapando la fuente , regando todo el asado con la salsa de ven en cuando y destapándolo solo en los últimos diez minutos para que se dore.

Parece complicado pero si os dais cuenta es muy sencillo, cuesta como siempre más explicarlo que hacerlo.

La salsa de la fuente si queréis la podéis poner en un cazo y ligar con un poco de maicena, yo prefiero tal cual, si hay suficiente reducirla un poco en un cazo, colarla y servirla en una salsera.




Ya solo queda emplatar y saborearla.
Las verduras y las frutas le aportan jugosidad y sabor.
Espero que os haya gustado.


Os deseo una FELIZ NAVIDAD en compañía de vuestros seres querido y recordando y sintiendo a nuestro lado a los que ya no están.