PETICIÓN:


Respeta mi trabajo y mis derechos de autor.
Si reproduces mis recetas y/o fotos, hazlo de una forma digna y pide autorización. Pon un enlace a mi blog y no te lucres con el esfuerzo de los demás, mil gracias.

martes, 23 de junio de 2015

Tarta de queso con leche condensada



   
  • INGREDIENTES:
  • De un bote de leche condensada de 750 gramos he puesto 500 gramos. El mio era de la marca del Lidl y me parece que endulza menos que el de marca de toda la vida.
  • 4 huevos medianos.
  • Una terrina de 250 gramos de queso de untar, marca Hacendado.
  • 3 cucharadas de harina bizcochona, ya lleva levadura, sino añadir una cucharada de café de levadura en polvo Royal o similar.
  • 2 cucharadas de harina de maíz.
  • 2 cucharadas de café de esencia de vainilla.( primero puse una, probé y puse otra, ya me gustó más.
  • Mermelada de fresas para adornar.
  • Mantequilla para untar el molde.
ELABORACIÓN:


Separamos las claras de las yemas.
Batimos las claras a punto de nieve y vamos incorporando el resto de los ingredientes.
Depende de la marca de la leche condensada os diría que la echéis por partes, probando la mezcla , ya que dependiendo de la marca son unas mas dulces que otras.
Haremos lo mismo con la vainilla, primero una cucharada, probamos y añadimos otra o media dependiendo de nuestro gusto.

A un molde desmoldable de tartas le ponemos un papel de hornear en el fondo y lo cogemos con la parte que se desmonta, así no se pegará al fondo y saldrán las porciones perfectas.

Untamos tanto el fondo del molde que le hemos puesto el papel como las paredes del molde con mantequilla.

Echamos la mezcla del pastel en el molde y metemos al horno que lo habremos precalentado a 180 grados.

El tiempo va a depender del tamaño del recipiente que escojamos, con el que yo he hecho han sido como Libia, entre 20 ó 30 minutos.
Para saber que está pinchamos con un palillo y si sale limpio ya está.
Tened en cuenta que es una tarta húmeda, no es un bizcocho seco.
Dejamos enfriar y metemos en la nevera por lo menos una noche.


Le pasamos un cuchillo por el borde entre el recipiente y la tarta para separarla y que no se rompa, abrimos el molde y ya la tenemos lista para ponerle la mermelada que escojamos por encima o como más nos guste adornarla.
Incluso sola esta perfecta, como dice mi marido, para mi no le hace falta nada más.

martes, 9 de junio de 2015

SHORTBREAD, galletas de mantequilla escocesas.



¿En que casa no se ha comprado la típica lata de galletas de mantequilla?

Recuerdo cuando mi madre la compraba y no tardábamos ni un día en comérnoslas y lo útiles que eran esas cajas metálicas en aquellos tiempos.
Ahora donde hay tanto de todo no hacemos mucho caso de esas cosas pero antes a esas cajas le encontrábamos una utilidad enseguida.

Si miráis por la red hay muchas recetas, varía la cantidad de mantequilla que aunque no es poca la que se le pone en algunos casos para mi gusto resulta excesiva, un poco empalagosa y no es así como las recuerdo.

Según he leído los ingredientes tradicionales son tres, azúcar, harina y mantequilla, en algunos casos le añaden un poco de sal, en otros hacen una mezcla de varias harinas, mezclando la de trigo, con la de maíz o incluso con una mezcla de tres harinas, incluyendo la de arroz.


Esta es la receta que más se asemeja a lo que yo recuerdo.

INGREDIENTES:
  • 110 gramos de azúcar glas.
  • 225 gramos de harina de trigo.
  • 100 gramos de harina de maíz o Maicena.
  • 225 gramos de mantequilla temperatura ambiente.
  • Una pizca de sal

ELBORACIÓN:

Mezclamos el azúcar , la sal , la harina de maíz y la harina de trigo tamizada.
Añadimos la mantequilla y trabajamos con las manos hasta formar una bola.
No hay que amasarla mucho, pero si vemos que se nos queda la masa muy seca podemos añadirle una cucharada de agua para que no se resquebraje.
Hay que tener en cuenta que al llevar mucha mantequilla con el calor de las manos se puede volver un poco pegajosa, podemos añadir un poco más de harina, pero muy poca.
Tapar la bola de masa con papel film y meterla en la nevera por lo menos media hora, así nos será más fácil de trabajar.
 Para darle forma a las galletas si queremos hacerlas individuales espolvoreamos el mármol con harina poniendo encima la bola y aplanándola  con el rodillo, dejando la masa con un grosor de un centímetro.
Cortaremos las galletas con un vaso, con cortadores de galletas o con el utensilio que prefiramos.
Ponedlas encima de un papel sulfurizado en la bandeja del horno y pincharlas con un tenedor.
En mi caso he puesto la masa en un molde de quiche untado con mantequilla, muy poca y con ayuda de un papel film la he extendido hasta cubrir el molde.



Con cuidado dejamos la superficie lisa y la pinchamos con un tenedor.
Introducimos la galleta o las galletas en el horno a 170 grados, 
El tiempo de cocción sera de unos 10 minutos si son pequeñas y el doble si es una grande, pero esto os lo dice la galleta, ya que se puede abrir el horno las veces que haga para comprobando.



Si la hacemos grande como en mi caso hay que cortar las porciones cuando aún esté caliente, sino luego se nos resquebrajará y solo tendremos migas.

Como nos cuenta el blog del que he cogido la receta podemos darle gusto a nuestras galletas con el sabor que prefiramos con ralladura de limón o naranja, canela, alguna especia o incluso sabor a café, vainilla.



Este es el blog en el que me he basado MÁS EDIMBURGO pinchando en el titulo del blog os lleva a su receta.

Angie nos da todo tipo de consejos y variaciones para que nos salgan unas galletas perfectas.



Volveré a hacerlas, con otro sabor y otras formas.
Son perfectas para llevar en una caja de regalo a una reunión de amigas y se pueden tener hechas con anterioridad ya que se conservan varios días perfectamente.