jueves, 4 de febrero de 2016

Pan rústico fácil con ciruelas secas, nueces y semillas.



Este es uno de los panes más fáciles de hacer, con harina panificable que podemos encontrar en cualquier supermercado y al que le hemos añadido semillas, nueces y ciruelas secas, que le aportan sabor y no pocos beneficios para la salud.
Podemos hacer un pan de medio kilo como es este caso o dividirlo en porciones donde nos saldrán de 5 a 7 dependiendo del tamaño que queramos y de la forma que escojamos.
A mi me gusta más así porque por las mañanas una buena rebanada junto con un café o infusión y un zumo tenemos un desayuno perfecto.

Vamos con la receta.

INGREDIENTES:


  • Medio kilo de harina panificable, en mi caso Harina Rústica del Lidl.
  • 10 gramos de sal.
  • 5 gramos de levadura de panadero. (Suelo comprarla en Mercadona)
  • 300 ml de agua.
Para incorporar cuando tengamos hecha la masa he puesto:
  •  Ocho o diez ciruelas secas quitándole el hueso.
  • Un puñado de semillas, nueces y frutas deshidratadas. (Compro una mezcla en el Mercado Central de Alicante que venden al peso), también lo encontraremos en supermercados y herbolarios.
ELABORACIÓN:

Disolvemos en el agua apenas tibia la levadura e incorporamos la harina y la sal.
Amasamos a mano o si tenemos robot con las varillas de amasar.

Hay que amasar hasta los ingredientes se unan, si lo hacemos con máquina veremos que llega un momento que tenemos que seguir a mano.
Pondremos un poco de harina en la encimera de la cocina y amasaremos hasta formar un bola.quedando la masa elástica.
Metemos la masa en el bol y cubrimos con un paño o film de cocina.
Reservamos en un lugar cálido de la cocina, yo suelo calentar el horno a 50 grados, apagarlo y lo metemos, ese calor es suficiente para que leve adecuadamente.



Aquí la vemos, comprobamos que ha doblado de volumen, al lado  la harina que he usado.


Estiramos la bola con el rodillo y  esparcimos las semillas, nueces y ciruelas secas sin hueso por encima.
Podéis escoger lo que más os guste para el relleno o simplemente no poner nada.


Doblamos la masa hacia adentro hasta formar una bola, no pasa nada si algo de la fruta quedan en los bordes, con que esté tapado con una fina capa masa por encima para que no se requeme con el calor del horno es suficiente.



Una vez tengamos formada la bola de nuevo la ponemos con papel de horno o parafinado en un recipiente.   El horno lo estará precalentado a 200 grados.



Espolvoreamos por encima de la masa harina para que así al crecer se vean dos colores, el blanco de la harina y el tostado del pan. Esto es optativo pero queda más bonito.
Con un cuchillo afilado le hacemos unos cortes que le dará una forma más apetecible.
Volvemos a meter al horno con una temperatura cálida, igual que en el primer levado, no se os olvide que el horno ha de estar apagado.. 
En unos tres cuartos de hora o una hora  la masa ha duplicado su volumen.
Si la temperatura que tenemos en la cocina es fría la masa subirá pero tardará mucho más tiempo.



Pasada una hora  ha levado al doble de su tamaño y está listo para hornear.


Calentamos el horno a 200 grados y ponemos un bol con agua en el suelo del horno.
El vapor que produzca el agua hará más crujiente la corteza del pan.
Horneamos durante 45 minutos a 200 grados.
Sabremos si el pan está cocido si al golpearlo con los nudillos de la mano lo notamos hueco, el ruido que produce es inconfundible.


A lo mejor es necesario darle la vuelta y hornearlo cinco minutos más dándole la vuelta.
Sacamos y dejamos enfriar en una rejilla.




Aquí tenéis el corte del pan, donde se ven las ciruelas secas y el resto de ingredientes que iremos encontrando conforme se vayan partiendo las rebanadas.
Si optamos por hacer bollos o barritas pequeñas el tiempo de cocción será de unos 15 ó 20 minutos.
Acordaos de comprobar golpeando el pan para saber si está bien cocido.



Espero que os haya gustado la receta. Es un pan que podemos tener hecho en una mañana y nos sacará de más de un apuro, os lo aseguro.

Fuente de la receta: Libro del PAN de Xabier Barriga. Editorial Gijalbo.


viernes, 29 de enero de 2016

Delaviuda, una confitería que enamora

Estas Navidades compramos los clásicos dulces que como siempre son de la marca DELAVIUDA.
Pensando en las fiestas que tenemos a lo largo del año, como el día de los enamorados, las fiestas de Semana Santa e incluso las comuniones., ¿ no os parece una buena idea regalar una buena caja de dulces que nosotros hayamos escogidos, adaptado al gusto de la persona a la que vayamos a homenajear y con la calidad de una gran marca?
Los turrones son como los helados. ¿Porqué hay que comerlos solo en una determinada época del año?
Con el surtido de sabores tan extenso que tienen apetecen cualquier día y en cualquier momento.
Mirad su página y os va a sorprender tanto como a mi.
Pinchando en el nombre os dirige a ella.

DELAVIUDA-SHOP.COM,

Yo sigo comiendo todo el año el PAN DE CADIZ,
El MAZAPAN es algo que me encanta y que un trocito de vez en cuando con el café te quita más de una pena , ¿a que sí?
Además es de los dulces que me recuerdan a mi madre.
Os dejo la foto para que veáis lo rico que es.




He descubierto LA PASTA DE ALMENDRA, si, como lo leéis, sin cocinar, para elaborar lo que nos apetezca y como nos apetezca
Sobre todo las que tenemos blogs sabemos lo bien que nos viene tenerla a mano.


También encontré una gama muy extensa de chocolates.
Que ricos, he alucinado con ellos. Te puedes dar un capricho y a un precio muy razonable.
Mirad este como ejemplo que cosa más rica.
¿No me digáis que  no os gustaría un trocito con el café?





Cuando encuentro una marca española con esta calidad y con el cariño que se le ve al elaborar sus productos no puedo dejar de comentarlo.
Ya me contareis si los probáis que os parecen.


viernes, 22 de enero de 2016

Albóndigas con salsa de tomate y canela




 

No es una receta más de albóndigas, es una super receta sencilla, económica y deliciosa.
Esta receta la he sacado de un libro que encontré en un rastro,
"Manual de cocina, recetario. Delegación nacional de la sección femenina.





La primera vez que probé las albóndigas con un suave gusto a canela fue en casa de mi amiga Catalina, tiene un blog maravilloso y quedé prendada de ellas.
Desde ese día he querido hacerlas y es hasta hace poco cuando me decidí pero sin saber bien el resultado que iba a obtener.
A la receta del libro le he añadido pocos ingredientes más, pero aún así es muy básica, sin dejar de sorprenderme el resultado.



INGREDIENTES:

Pasa las albóndigas:

  • Un kilo de carne picada de cerdo y ternera.
  • Dos huevos.
  • 2 cucharadas soperas de perejil picado.
  • 50 - 70 gramos de jamón picado fino con su tocino.
  • Un diente de ajo picado si es grandecito o dos pequeños.
  • Sal y pimienta molida.
  • Cuatro rebanadas de pan duro remojadas en leche.
  • Una pizca de nuez moscada, (optativo)
  • Dos cucharadas soperas de cebolla muy picada,(optativo)
  • 20 ml de vino blanco.
  • Harina para rebozar las albóndigas.
  • Aceite para freírlas.
Para la salsa:
  • Una cebolla picada.
  • 100 ml de tomate rallado natural si es posible.
  • Sal y pimienta.
  • Una pizca de azúcar.
  • Vino blanco.
  • Media cucharada sopera de perejil.
  • Un pizca de canela en polvo.
  • Agua para añadir a la salsa.



ELABORACIÓN:

Echamos a un bol las carnes picadas, el jamón serrano picado, los huevos, el perejil picado, el pan duro remojado en leche y escurrido, el ajo picado, la nuez moscada, la cebolla muy picada, el vino blanco,  la sal y la pimienta.
Mezclamos y amasamos con las manos. Tapamos con papel film el bol y dejamos media hora en la nevera, lo ideal es que esté más tiempo, así los sabores se acentúan y la mezcla se endurece un poco.
Nos mojamos las manos y cogemos porciones de la carne haciendo bolitas del tamaño que gusten en la casa.
Nota: las manos mojadas hace que la carne no se nos pegue a ellas, por eso es recomendable que las vayamos humedeciendo de vez en cuando.

Una vez estén todas formadas, las pasamos por harina y freímos hasta que estén doradas.

En una olla echamos un poco aceite y doramos la cebolla a medio fuego para que no se queme, con sal , pimienta.
Cuando esté dorada añadimos el tomate, con una pizca de azúcar y la punta del cuchillo de canela.
Os sorprenderá como el olor a canela inunda vuestra cocina, no penséis que va a echar un gusto excesivo a canela, nada más lejos de la realidad.
Una vez que el tomate esté frito añadimos las albóndigas fritas, el vino, el perejil, y agua hasta cubrir por la mitad  las albóndigas.
Dejamos hervir durante 20 minutos a fuego medio.
Podemos en este punto sacar las albóndigas y pasar la salsa por el chino o un colador, a mi me gusta dejarla tal cual.
Es el momento de rectificar de especias y sal y añadir un poco más de agua si queremos que la salsa sea menos espesa.



Nota: no le añado más harina a la salsa, en casa nos gusta así, pero si vosotros tenéis la costumbre antes de añadir un poco más de agua al final , se le añade una cucharada de café  de Maicena al agua y la batimos con el resto de la salsa.

A mi me ha sorprendido el toque de canela en esta receta, espero que a vosotros os guste lo mismo que a mi.

sábado, 16 de enero de 2016

Michirones



Ya ha llegado el frío y esta receta apetece si o si. LOS MICHIRONES.
Típica de la región murciana, de la Vega Baja de Alicante y la provincia de Almería es un guiso a base de habas que se han dejado hacer grandes, para luego secarlas y guardarlas.
Comida de huerta que se hacía con productos con una larga conservación, como el hueso de jamón seco, las carnes en salmuera y los chorizos o algún embutido más si se quería.

En la foto veis las habas secas, aguantan en un bolsa o tarro bien cerrado muchos meses.
Imprescindible dejarlas a remojo dos días o si son más viejas incluso tres, cambiándoles el agua dos o tres veces al día para que no se corrompa.



INGREDIENTES:
1/2 kilo de habas secas.
Un hueso de jamón serrano, cuidado que no esté rancio.
Un trozo de jamón un poco seco, o si tenemos jamón entero le cortamos unos 50 gramos del trozo más seco que haya.
12 hojas de laurel.
3 dientes de ajo.
Unos chorizos dulces y otros picantes, en mi caso. (eran pequeños y puse tres picantes y cuatro dulces)
Un trozo de tocino salado que puede ser también sin salar, unos 100 gramos.
100 gramos de panceta.
Pimentón de la vera.
Pimienta molida.
Sal, cuidado, siempre al final, tened en cuenta que lleva jamón serrano y las carnes ya son saladas.
Un chorrito de aceite de oliva virgen extra.


ELABORACIÓN:



Como vemos en la foto metemos en una olla expres las habas remojadas, los chorizos, las carnes en trozos grandes ( para que no se deshagan), el laurel, los ajos, la pimienta molida, el pimentón, (estas dos ingredientes al gusto, mejor no pasarse y añadir más al final),
Cubrimos de agua, ya añadiremos más si hace falta cuando la destapemos para ver como van.
No es una sopa, ha de quedar como una salsita, pero hay que cubrirlos para que no se agarren al fondo de la olla.
Tapamos la olla y lo dejamos hervir unos 15 minutos, mi olla es muy rápida, por eso es mejor sobre los 15 minutos destapar, ver como va, probar y rectificar en este momento, de sal, pimienta y pimentón.
Recordar que los chorizos ya le dan color y sabor.
Si os gusta más picante añadirle un poco de cayena al final o pimentón picante, pero siempre al final.




Una vez abierta la olla, si les falta algo de cocción para que no se deshagan es mejor dejarlos que se acaben de cocinar a fuego lento sin tapar. o hacerlos 5 minutos más tapados, como vosotros creáis.


Como vemos es un plato contundente que se sirve en muchos bares o restaurantes en forma de tapa, con un buen vino de la zona.

Preparar una buena barra de pan y más si es de pueblo o casero para mojar en la salsita.

Es un plato que se puede congelar, yo si sobra algo que es raro que pase, lo congelo en porciones como si fuese a servir una tapa, así lo tenemos listo para cuando queramos darnos el gusto de comerlo.


Encontraremos estas habas en las tiendas donde vendan legumbres a granel.
Probad a hacerlo y ya me contaréis.

viernes, 8 de enero de 2016

Bizcocho de almendra y naranja libanés



Nada más mediterraneo que las almendras y las naranjas y en este caso con estos ingredientes haremos un bizcocho rico y fácil.
De las naranjas vamos a utilizar todo, si, todo, hasta la cáscara.
No preocuparos  si pensáis que se os va a quedar ácido el bizcocho al usar las naranjas enteras, nada más lejos de la realidad, os sorprenderá por su sabor y lo húmedo que queda.

Los ingredientes que vamos a necesitar para su elaboración son los siguientes:
  • 5 huevos medianos
  • 200 gramos de almendras molidas crudas
  • 250 gramos de azúcar.
  • Dos naranjas, sobre 550 gramos.
  • Una cucharadita de agua de azahar, (opcional)
  • 1 sobre de levadura de repostería.
  • Azúcar glas para decorar.
Faltan los huevos en la foto, una no es perfecta.

Elaboración:

Precalentamos el horno a 180 grados.
Lavamos las naranjas y las introducimos en la olla expres con un vaso de agua durante 5-7 minutos.
En olla normal media hora .
Sacamos del agua y dejamos enfriar.
Una vez frías las partimos en cuatro, quitamos las pepitas y la parte dura y las trituramos con la piel.
Reservamos esa  pasta.
Mientras tanto montamos los huevos, sin separar las claras de las yemas, no hace falta, hasta que doblen el tamaño.




Agregamos el azúcar, la levadura y  el agua de azahar.
Continuamos batiendo hasta ver que la mezcla  ha espesado.

Es el momento de añadirle en dos o tres veces la almendra picada, pero ya no la mezclamos con la batidora, ahora es el turno de la espátula.
Con movimientos envolventes la integramos en la masa






Y por último la naranja triturada.
De la misma manera que la almendra la mezclaremos con el resto de la masa.



Echamos la masa en un molde forrado con papel de horno o si lo hacemos en molde desmoldable lo untaremos con mantequilla y harina antes de poner la masa.



Horneamos a 180º - 170º durante 35 ó 40 minutos.
Para asegurarnos que está hecho introducimos un palillo de brocheta y si sale limpio nos indicará que ya está cocido.



Lo desmoldamos poniendo un plato encima al que daremos la vuelta, pudiendo así despegar el papel con mucho cuidado.
Es un bizcocho húmedo y se puede romper un poco al quitárselo.




Ya lo tenemos listo para adornar como más nos guste.



Yo le puse por encima unas physalis y un poco de azúcar glas.




Puede bajaros un poco en el centro, peo el resultado es fantástico.



El sabor a naranja es muy pronunciado y entre la almendra y las naranjas enteras queda húmedo y delicioso.


No dejéis de hacer este bizcocho, es perfecto para los que empiezan en la repostería, sale bien siempre y dejaréis con la boca abierta a más de uno.



Espero que os haya gustado.
Como es época de naranjas os dejo otra receta con naranjas que seguro que os va a sorprender .



BRAZO DE GITANO DE NARANJA

¿Qué os ha parecido? Os dejo el enlace del blog de donde he cogido la receta, ella usa TAGATOSA en vez de azúcar e intentaré buscarla para el próximo que haga.
THERMOFAN

sábado, 2 de enero de 2016

Lomo de cerdo al horno para sandwiches y ensaladas


Esta es una de esas recetas sencillas y que nos vienen fenomenal para  tener cocinado en la nevera  y listo para preparar sandwiches, bocatas , burritos, ensaladas, unas patatas rellenas con queso gratinado o lo que os apetezca dependiendo de vuestra imaginación.
La suelo dejar rosada, pero hecha, así al partirla y al que la prefiera más hecha o templada se le puede dar unas vueltas en la sartén o a la plancha.
Fría está exquisita y en la sartén con una pizca de mantequilla y pimienta es un buen bocado.

Perfecta para los que se inician en la cocina, sencilla y económica que nos resolverá más de un cena o reunión de amigos.



Para elaborarla necesitaremos:

  • Un trozo en mi caso un kilo de lomo de cerdo, no llega a 5 euros el kilo.
  • Una cebolla.
  • Pimienta negra molida.
  • Sal.
  • Mostaza normal para untar.
  • Mostaza en grano, esto es optativo, en la primera foto no la puse en en esta segunda si.
  • Aceite de oliva.
  • Un diente de ajo y romero, optativo.
  • Un bote de cerveza o medio vaso de vino blanco.






En el fondo de la fuente de  asar ponemos un poco de aceite de oliva, la cebolla en juliana, un ajo picado y encima la carne salpimentada.
La untamos con la mostaza, no os preocupéis por la cantidad, que quede bien cubierta.
En la primera foto, de la carne ya hecha, estaba bien untada, en esta segunda no me quedaba y solo puse en grano, como veis puedes variar según tengas en el frigorífico.


Añadimos en el fondo un poco de la cerveza o del vino blanco, un poco de romero en polvo o fresco y metemos tapado con papel de aluminio en el horno, a 200 grados durante 10 minutos.
Pasados los 10 minutos, sacamos, destapamos y vamos echando por encima caldo, si hace falta añadimos más vino o cerveza y un poco de agua, no debe tampoco nadar en caldo.
Se le pueden añadir patatas cortadas al principio de la cocción o añadírselas más tarde cortadas en tacos o a medio freír.



Seguimos con la carne en el horno tapada hasta que esté hecha, quitando en los últimos cinco minutos el papel de aluminio para dorarla un poco y echarle más jugo por encima.
El tiempo de horno va a depender del tamaño de la carne, de todas formas es un poco más de 30 minutos.
No os importe que si cortada la primera loncha, si vemos que todavía la queremos más hecha le demos 5 ó 10 minutos más de horno.

Sacamos y dejamos templar para cortarla en lonchas finas como si fuese rosbif.



Con unas patatas hechas en puré con un poco de mantequilla y unos champiñones fritos añadidos al final está exquisita.




Otro acompañamiento puede ser unos champiñones fritos o a la plancha, espárragos, o la verdura que nos apetezca, unos pepinillos agridulces o una buena ensalada es ideal para tener lista cuando llegamos a casa del trabajo.



Como vemos yo la he dejado con un punto rosado, no he retocado la foto.
A las fotos solo les doy algo de luz si veo que están muy oscuras, no modifico nunca el color.
Si ha os ha quedado en este punto y os gusta más hecha es tan sencillo como pasar las lonchas por una plancha con unas gotas de aceite y mantequilla o calentarlas de la misma manera una vez frías al día siguiente.



Espero que os haya parecido interesante la receta.

Ahora solo me queda desearos que este año que comienza nos traiga salud y trabajo, el resto ya lo pondremos nosotros ¿ no os parece?


miércoles, 23 de diciembre de 2015

Pato confitado al horno con patatas




Ya empieza a ser habitual ver patos en los grandes supermercados, sobre todo cuando se acerca la Navidad.
Es usual verlo despiezado, muslos por un lado, sobre todo ya confitados y las pechugas por otro. Estas son más habituales verlas frescas, para cocinarlas tanto a la plancha, como para marinarlas o para hacer cualquier tipo de elaboración.

La carne del pato no solo tiene un gusto exquisito, también  nos aporta proteínas de buena calidad y es rica en aminoácidos esenciales, vitaminas del grupo B y minerales como son el hierro, el zinc y el fósforo.
Como la mayoría de las aves si le quitamos la piel le quitamos toda la grasa que tiene y muchas calorías, pero también nos llevamos con el ella gran parte del sabor, por lo que recomiendo cocinarla con ella y luego si se desea apartarla y no comerla, aunque bien dorada y crujiente es todo un lujo.

La receta no puede ser más sencilla y rápida, seguro que si la hacéis no os va a defraudar.

INGREDIENTES:

Un muslo de pato confitado por persona con su grasa.
Dos patatas medianas por persona.
6 - 8 tomates cherry por persona o uno mediano maduro.
Una cebolla por persona, optativo.
Romero fresco a ser posible.
 Tomillo fresco a ser posible.
Sal y pimienta.
2 - 3 dientes de ajo picados.
Un chorrito de un buen Cognac, Armagnac, o un licor que tengamos por casa.

ELABORACIÓN:
Hay que tener en cuenta que los muslos de pato ya confitados están cocinados.

Si los compráis frescos y deseáis confitarlos vosotros mismos AQUÍ tenéis la receta de como hacerlos con un paso a paso que nos dejará ninguna duda.



Precalentamos el horno a 200º.
Pelamos y partimos las patatas a rodajas un poco gruesas y las cebollas en juliana.
Pelamos los dientes de ajo y los picamos.
Lavamos el romero y el tomillo.
Ponemos en la bandeja del horno o en el recipiente donde lo vayamos a cocinar primero la cebolla, encima de ella las patatas a rodajas y los tomates partidos por la mitad.
Esparcimos por encima la sal (no mucha), la pimienta, el romero y el tomillo.
Untamos por encima de las patatas, tomates y cebolla con la mitad de la grasa del pato.
Hay que tener en cuenta que esta grasa ya tiene el sabor de las especias y de la cocción a baja temperatura del pato.
Añadimos por encima un chorrito del licor deseado y un poco de agua.
Introducimos en el horno tapado con papel de aluminio y cocemos hasta que las patatas estén casi hechas, añadiendo mas líquido si fuese necesario.






Una vez que tenemos las patatas casi hechas es el momento de añadir los muslos de pato.
Los ponemos por encima de las patatas con el resto de su grasa y si deseamos ponemos unos pocos más de los tomates partidos, los otro se habrán desecho un poco y así encontramos algunos en su punto exacto.
Hay que tener en cuenta que son pequeños y se hacen enseguida.
Impregnarlos los tomates por encima con un poco de grasa.

Introducimos en el horno con la fuente tapada con el papel de aluminio.




Cuando veamos que el pato ya está caliente y casi en su punto le quitamos  el papel de aluminio y dejamos que se dore la piel, así nos quedará crujiente y en su punto.




Es una receta muy sencilla y rápida de hacer que estoy segura que a mas de uno le solucionará alguna comida o cena de estas fiestas.






Solo me queda desearos que esta navidad sea lo más tranquila y feliz posible y que el año nuevo venga lleno de cariño, trabajo, salud y buenas personas.
Que nos dejen vivir con tranquilidad, que nos dejen trabajar sin agobios y que la gente que no nos desea nada bueno la tengamos lo más lejos posible.
Ya sé que es mucho pero soñar es gratis y por pedir que no quede.

Un abrazo a todos y FELIZ NAVIDAD.