martes, 21 de octubre de 2014

Cigalas al horno.




Cuando encontramos en el mercado unas cigalas de esta calidad y tamaño o incluso de tamaño superior la mejor forma de hacerlas es al horno o a la plancha.
 Un método fácil y rápido  con el que podremos disfrutar de todo su sabor.

El horno nos permite no tener que darles la vuelta y sin embargo sacarlas  con el punto de cocción que más nos guste, sin apenas manchar y dejando la cocina libre mientras hacemos otros platos.

Perfectas para estas Navidades o para cualquier celebración.

Este blog cuenta con la calidad de PESCADOS CORONA.

Quedan dos meses para navidad y es el momento de ir pensando en hacer compras a buen precio para poner en nuestra mesa una buena calidad a buen precio.

PESCADOS CORONA está situado en el Mercado Central de Alicante, en el puesto 189.
Es la única pescadería de Alicante que nos proporciona una manera novedosa de comprar, a través de su página on line y por medio de cuatro cámaras situadas encima de la mercancía podemos ver el pescado  y el marisco en directo y hacer nuestro pedido desde casa o el trabajo, sin necesidad de trasladarnos hasta allí.
Si queremos nos lo llevan a casa.


Su teléfono 965201762 o su página web http://www.pescadoscorona.com/ te darán a conocer los productos que nos ofrecen  de Martes a Sábado por la mañana y verlos a través de las cuatro cámaras que tienen en directo, como si tú estuvieses allí, sin desplazarte.


Vamos a ver como se preparan y lo fácil que es:

INGREDIENTES:
  • 4 cigalas grandes.
  • 2-3 ramas de perejil.
  • Un chorro de aceite de oliva virgen extra.
  • El zumo de medio limón.
  • 1 diente de ajo pelado y picado
  • Sal


ELABORACIÓN:



Precalentamos el horno a 220º arriba y abajo.
Picamos las hojas del perejil y el diente de ajo pelado, muy picado.
Lo ponemos en un bol y vamos echando aceite y un poco de sal.
Mezclamos y le añadimos zumo de limón, la cantidad depende de lo que nos guste a cada uno.
Reservamos.

Cogemos de una en una las cigalas, las ponemos boca abajo y le hincamos el cuchillo al comienzo de la cola, llevando cuidado de no separar la cabeza del cuerpo.
El cuchillo ha de tener una buena punta y cortar muy bien, sino estropearemos las cigalas.
Cortamos hasta llegar al final la cola hasta dejarlas en dos partes como se ve en la foto.
Le damos la vuelta y acabamos de partir la cabeza  justo por la mitad, en la linea que separan las dos hileras de patitas pequeñas.
Si sueltan su jugo y se queda en la tabla lo añadimos al aceite con el aliño que hemos hecho.
Le podemos quitar la tripa, una linea negra que se ve y lo siento no he sacado la foto, si no la veis no pasa nada, no quitadla.





Una vez todas partidas las disponemos con la carne hacía arriba, así no se saldrá su jugo mientras se hacen.
Las rociamos con el aliño y un poco más de sal por encima si nos gusta.
Introducimos la bandeja en el horno en la parte del centro, así le dará el calor por todos lados igual.
Dejamos el calor solo bajo, como ha estado encendido arriba con el calor que da es suficiente para que se hagan por encima sin quemarse.

Las tendremos primero unos 4 minutos, abrimos miramos y vamos viendo si le hace falta algo más de tiempo, pero siempre cada dos minutos abrimos y vemos.



El tiempo nos lo da también como nos guste de echas, pero os aconsejo que no las paséis, quedarías demasiado secas y estropearíamos algo tan exquisito como es su carne.



Al sacarlas hay que comerlas inmediatamente, añadiéndole si nos gusta algo más del aliño y limón.

Solo hay que comerlas y disfrutar.

sábado, 18 de octubre de 2014

Suquet de bacalao y marisco.





En esta receta hemos cocinado unos buenos trozos de bacalao fresco, algunas gambas, almejas y mejillones de una forma tradicional, en cazuela, con sus patatas y un buen sofrito que  con una picada en el mortero nos transportan a las comidas que solían hacer los pescadores con el pescado que no era apto para la venta por quedar algo deteriorado.

Es una forma de cocinar el pescado apto para novatos y aumentamos la cantidad de comensales al añadirle la patata por lo que nos resulta más barata la comida.
Lo único malo de este plato es que no podremos resistir la tentación de mojar pan en el.


Para hacerlo  hemos contado con la calidad de PESCADOS CORONA.





PESCADOS CORONA  está situado en el Mercado Central de Alicante, en el puesto 189.
Ahora ya  venden a través de su página on line a toda España, disfrutando  de su calidad en cualquier punto de la península.
Su teléfono 965201762 o su página web http://www.pescadoscorona.com/ te darán a conocer los productos que nos ofrecen  de Martes a Sábado por la mañana y verlos a través de las cuatro cámaras que tienen en directo, como si tú estuvieses allí, sin desplazarte.



Los ingredientes: para dos personas.
  • Dos buenas rodajas de bacalao fresco.
  • 10-12  gambas frescas o quisquilla.
  • 10 mejillones.
  • Un puñado de almejas.
  • 4 patatas en cachos.
  • 2 rebanadas finas de pan frito.
  • 3 dientes de ajo.
  • Un tomate grande maduro.
  • 10 almendras crudas.
  • Unas ramas de perejil picado.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • 1 tapón de coñac.
  • 500 ml de CALDO DE PESCADO.


Elaboración de la receta:

Pelad casi todas las gambas y dejad algunas para adornar enteras.

Haced las almejas y los mejillones con un poco de vino y 100 ml  de agua al vapor, una vez abiertos reservad junto con el caldo que colaremos en una gasa o servilleta para que no tengan arena.

En unas cucharadas de aceite caliente freímos las rebanadas de pan  con las almendras y los ajos, sacamos y reservamos.



Una vez sofrito ponemos por este orden machacando en el mortero con sal, las almendras, el pan partido en trozos y los ajos pelado.Añadimos al mortero un poco de perejil picado.


En el aceite que ha quedado en la sartén freímos el tomate en trozos y a continuación las pieles y cabezas de gambas con sal aplatándolas con una rasera o tenedor para que suelten el jugo.


 Sacamos las cabezas escurriendo el aceite, dejando el tomate e incorporando  a la cazuela el sofrito del mortero.
Añadimos el coñac y flambeamos dejando que se consuma el alcohol.


Pelamos las patatas y troceamos a cachos, incorporamos a la cazuela.
Añadimos el caldo de pescado y el caldo colado de los mejillones y las almejas.
Salamos pero no del todo, rectificaremos al final.
Dejamos cocer hasta que veamos que la patata está casi hecha.



Una vez cocidas las patatas es el momento de introducir el pescado, no antes para que no se reseque demasiado, sería una pena.
Incorporamos las gambas peladas, el bacalao y las gambas sin pelar.




Pasados unos cinco minutos añadimos las almejas y mejillones que ya están cocidos.
Rectificamos de sal, cocemos tres minutos viendo que el pescado está en su punto dependiendo del grosor de los trozos.
Servir inmediatamente.
Este guiso no es como uno con carne, debemos servir inmediantamente sino el pescado perderá jugosidad.




Como muchas de las recetas que incluyo en el blog se tarda más en redactarlas que en hacerlas.
La cocina es sencilla, tanto como nos propongamos.

Solo hace falta buenos ingredientes, caros o baratos.
 Hacerlo con cariño y con ganas de eso dependerá nuestro éxito.




Aquí se aprecia que el bacalao ha quedado perfecto, el sabor es algo que no se puede apreciar pero por los ingredientes os aseguro que lo tenía, un sabor maavilloso.

Nota: el suquet suele llevar azafrán, yo en este caso no lo he puesto porque mi caldo de pescado ya lo lleva, así como la ñora  que le da color.


¿Cómo lo hacéis vosotr@s ?

Los blogs los hacemos para compartir y aprender unos de otros.
Intento en mis entradas poner un paso a paso lo más completo posible para hacer más fácil la receta a quien no sabe.
Espero que mi esfuerzo merezca la pena y sea de vuestro agrado de eso se trata.




sábado, 11 de octubre de 2014

¿Cómo se hace?. Dorada a la sal.




El pescado al horno cubierto con sal es una de las maneras más fáciles de preparlo.
El resultado es un pescado hecho en su punto y con todo su sabor.
Apto para principiantes por lo sencillo que es y desde luego para cualquier bolsillo, solo se necesita el pescado elegido y sal gruesa marina que  encontramos en cualquier supermercado.
Hay quienes lo hacen con tripa, sin limpiar y otros que prefieren sin ella, eso si, siempre con toda su piel, esto es primordial para que no se seque.
Otro de los requisitos imprescindibles es la frescura del pescado, sea caro o barato lo que si ha de ser es fresquísimo, para eso nos fijaremos tanto en el ojo como en la agalla, 

Para esta receta nos hemos ido al Mercado Central de Alicante, al puesto nº189  donde se encuentra PESCADOS CORONA.
Ellos nos proporcionarán el pescado ideal según la receta que queramos hacer.



Nos preparan el pescado listo para cocinar.
Podemos ir al puesto o bien entrar en su página on line y cuatro cámaras nos enseñan todo el producto que tienen a la venta, pudiendo elegir en directo lo que queremos comprar y ver como nos lo arreglan sin movernos de casa o el trabajo, ¿fácil verdad?

PESCADOS CORONA.COM

Entra en su web o llama al 965201762 , registrate y compra o simplemente mira el mostrador con toda la variedad de pescado y marisco que nos ofrecen.



Vamos con la receta:

INGREDIENTES:

Dos doradas de ración.
Sal marina gruesa.
Romero.













ELABORACIÓN:

En este caso vamos a hacer una abierta y limpia de sus visceras y la otra sin abrir y sin limpiar.
De esta manera veremos las diferencias y el resultado final de ambas.

Sacamos el pescado de la nevera para que esté a temperatura ambiente al meterlo en el horno.

Encendemos el horno a 200 grados.

Ponemos sobre la bandeja del horno un papel de hornear, el que usamos para los bizcochos.
Extendemos una capa de sal y encima de esta las doradas


Le podemos pedir al pescatero que nos limpie la dorada de visceras  por las agallas pero en este caso la he limpiado como se hace para otras preparaciones, el resultado muy jugoso también.
A la que tenemos abierta le metemos unas ramas de romero y cerramos bien apretando un poco con la mano.
Esparcimos un poco de romero por encima de las dos y por la sal.




Si van a ser varias doradas, dejaremos un espacio entre ellas para echar sal por el hueco , es imprescindible que estén cubiertas por los cuatro costados de sal.
Empezamos a echar la sal por la que tenemos abierta aprentado un poco con la mano y pulverizando un poco de agua a la sal, de esta manera quedará más consistente y endurecerá mejor.


Seguiremos echando la sal hasta cubrirlas del todo y volveremos a pulverizar agua sobre la sal y apretando con la mano para que quede compacta.
Podemos no echarle romero dejando solo la sal o bien la hierba o especia que más nos guste con el pescado.



Buscamos el ojo del pescado y le formamos un agujero a la sal desjándolo al descubierto.




¿Qué conseguimos con esto? que pasado el tiempo que hayamos decidido tener el pescado en el horno veremos por el color del ojo si está hecho o no.





Estas doradas tenían 380 grmos una y la otra 410 gramos, el tiempo de horno han sido 25 a 30 minutos.
                           
Una vez sacadas dejamos reposar el pescado dentro de la sal unos cinco minutos.
Para partir la sal cogemos una maza de mortero y a golpes suaves rompemos la sal, cuidado de no destrozar el pescado.
Puede ser que se vaya la piel con la sal, pero si lo hacéis bien quedará con su piel, perfecta.




Ya lo vemos en la foto, piel perfecta, lista para quitarla sin ningún esfuerzo, con la punta de los dedos la pellizcamos y saldrá sola.

Al dejarla templar un poco en la sal  la piel queda un poco arrugada y despegada de la carne, lo que nos facilita la tarea al quitarla.

Ya solo tenemos que hacer la guarnición que más nos guste y disfrutar de un pescado con todo su sabor y cocinado en media hora, sin manchar y calentarnos la cabeza.






En esta foto el que hice con la tripa, con la piel quitada como queda también jugosa y perfecta.

La hagamos como la hagamos según nuestra preferencia el resultado es riquísimo.





El pescado separado de la espina, donde se aprecia como las mollas quedan separadas y jugosas, 




Acompañado de una ensalada y un poco de mayonesa, unas verduras al vapor o  simplemente unas PATATAS ESCABECHADAS tendremos una comida perfecta y deliciosa.






jueves, 25 de septiembre de 2014

Ensaladilla rusa.





Perfecta para un aperitivo, una cena fría o un buffet para que cada comensal vaya comiendo de varios platos según le apetezca.
Esta última opción, la del buffet es la que más me gusta hacer cuando tengo invitados, me permite sentarme a comer sin estar yendo y viendo de la cocina y disfrutar tanto de la comida como de los amigos.

Es muy, muy sencilla, no le hacen falta más ingredientes, no es pesada y ya quisieran muchos bares de tapas tenerla.

Ingredientes:
  • 4 ó 5 patatas gorditas pero de buena  calidad, si no las tenéis así, mejor no hacer el plato
  • 2  zanahorias peladas.
  • Picado de zanahoria y pepinillo en vinagre que  venden en botes o pepinillos en vinagre muy picados.
  • 4 huevos cocidos duros
  • 3 latas de atún en aceite
  • Un bote de olivas rellenas de anchoa sin hueso
  • Aceite, vinagre, sal
  • Mayonesa




Preparación:.
Hervir los huevos hasta que queden duros, enfriar, pelar y reservar.
Cortar las patatas y las zanahorias en cuadraditos pequeños y hervilos al dente con agua y sal.
Una vez cocidas pasarlas a una fuente y dejar enfriar para que se evapore el agua.
Este paso es muy importante para que luego la patata no suelte agua y la ensaladilla quede con caldo.
Chafar la patata y la zanahoria, añadirle un poco de aceite y mezclarlo con el picadillo de zanahoria y pepinillo escurrido.
Este paso es muy importante para que luego la ensaladilla tenga mucho más gusto, os lo aseguro.
Añadir el atún, los huevos duros picados y las olivas partidas en dos partes o cuatro según queramos encontrarlas.
Mezclamos todo bien y probamos, seguramente a pesar de haberle puesto el atún le hará falta más aceite, quizás algo de sal y vinagre.
Este paso es imprescindible aunque le vayamos a poner mayonesa, le da más sabor y más jugosidad.

Es el momento de añadir la mayonesa, solo dos cucharadas soperas, así no nos pasamos y luego a la hora de servirla cada comensal si quisiere que se añada un poco más, pero os digo que no hace falta.

Metemos en el frigorífico y dejamos enfriar unas dos horas.





Podemos servirla dándole forma con aros de emplatar, en este caso es cuadrado, la yema del huevo duro rallado y con los cortadores del fondant darle formas al pimiento o como más nos guste.
Queda muy bien la presentación poniendo en hojas de endivias una cucharada de ensaladilla y adornandola con la cola de una gamba pelada.
Es cuestión de usar lo que tenemos en casa y la imaginación.

¿Y vosotros como lo hacéis?



sábado, 20 de septiembre de 2014

Cerdo con salsa de cebolla guisado en olla express.




Esta es una de esas recetas que pasa de madres a hijas y en mi caso me la ha pasado una buena amiga.
Como ella me dijo se hace con la cabeza de lomo de cerdo que aunque la veamos con grasa al hacerla de esta manera se deshace y filtra por la carne dejándola muy jugosa.
Ideal para comer tanto fría como templada, además resulta muy económica.
Se acompaña de una salsa de cebollas que se hace junto con la carne.
La carne una vez hecha os aconsejo como me dijo mi amiga Victoria no mezclarla con la salsa, nos vale perfectamente para hacer sandwich.
La salsa queda ideal también con unas patatas o verdura al horno o hervida, es como una muselina ligera y perfecta para regímenes de adelgazamiento

Su elaboración no puede ser más fácil y rápida.

INGREDIENTES:

1 kilo de carne de cabeza de lomo
Hilo para bridar la carne
2 kilos de cebollas a rodajas o en juliana.
10 bolas de pimienta en grano.
5 o 6 dientes de ajo.
4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
Sal pimienta en polvo, nuez moscada.
2 hojas de laurel.
1  vaso de vino blanco.
Agua.
Olla express.

ELABORACIÓN:


Bridar la carne o pedirle al carnicero que lo haga.
Salpimentar y sellar la carne en la olla express ( en mi caso uso la olla FUTURA de
DISHA )




Ahora es el turno de la cebolla que aunque parezca mucha cantidad no lo es.
Siempre el doble de cebolla que de carne, así es como lo hacía la madre de mi amiga y así me lo ha contado ella.
Partir preferiblemente en rodajas la cebolla, sin freírla echarla encima de la carne en la olla, junto con el laurel, los dientes de ajo, las bolas de pimienta, la nuez moscada en polvo ( a vuestro gusto), la sal, el vaso de vino blanco y agua hasta cubrir .


Cerramos la olla y cocinamos sobre medía hora, va a depender del tipo de olla express, las hay super rápidas.
Un consejo, abrimos a los 25 minutos o media hora y si vemos que necesitamos 5 ó 10 minutos más cerramos y cocinamos, todo va a depender del grosor de la carne.
Cuando esté hecha sacamos la carne y dejamos la salsa en el la olla.
Metemos la carne tapada con papel film en la nevera, fría nos será más fácil de cortar fina.
Ponemos de nuevo al fuego la salsa, esta vez con la tapadera abierta y reducimos el caldo.


Cuando haya reducido el caldo sacamos la hoja de laurel, las bolas de pimienta y las pieles de los ajos y trituramos.
Si aún así la queremos más espesa volvemos a reducir cuidando que no se agarre al fondo.
Rectificamos de sal  y especias si fuese necesario.
Sacamos la carne de la nevera, cortamos en rodajas finas, dejamos templar a temperatura ambiente la carne y le ponemos un poco de salsa por encima o aparte , como más nos guste.



Yo he acompañado la carne y la salsa con unas patatas fritas con romero a rodajas y chirivia cortada muy fina que freiremos junto con las patatas.



Decoramos la salsa con unas gotas de nata, arrastrando un palillo de una punta a otra de las gotas formando así corazones.




Una receta muy sencilla, perfecta para principiantes y para esos días que no tenemos mucho tiempo para dedicarle a la cocina.

Agradecer a mi amiga Victoria la receta de esta carne, que ella acompaña con un puré  manzanas que  pondremos otro día.



sábado, 23 de agosto de 2014

Tortilla de berenjena




La berenjena no solo está buena, además es beneficiosa para nuestro organismo. Entre otras propiedades, reduce el colesterol, previene la arteriosclerosis y mejora la circulación.
Es perfecta para dietas de adelgazamiento porque es baja en calorías y tiene un alto contenido en agua.
Pincha AQUÍ para saber más acerca de sus propiedades.
No solo hay que comer, hay que saber qué se come y cómo.
Para dietas de adelgazamiento es preferible no hacerla frita, porque absorbe mucho aceite, pero al horno o a la plancha resulta ideal. Tampoco es recomendable comerla cruda.
Para hacerlas como veis en la foto debeis comprarlas grandes y  partirlas en rodajas gruesas.

INGREDIENTES: (para dos personas)

Una berenjena grande.
Una cebolla picada pequeña.
Dos huevos.
Aceite de oliva virgen extra.
Sal, pimienta, nuez moscada.


ELABORACIÓN:



Partid las berenjenas en rodajas gruesas.
Poned en un bol las rodajas cubiertas con agua y un puñado de sal durante una hora.
Sacad y ponedlas en una placa de horno con un poco de aceite.
Meted al horno hasta que estén casi hechas.
Vaciadlas dejando unos 3mm. por todo el contorno y en el fondo a modo de cuenco para que  el relleno no se  salga.
Picad la carne de la berenjena que hemos vaciado.
Freíd la cebolla en una sartén con dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta.
Incorporad la carne de la berenjena  al sofrito de cebolla.
Añadid nuez moscada.
Batid los huevos e incorporar la verdura de la sartén.
Rellenad con la mezcla las berenjenas y horneadlas hasta que el huevo esté cuajado  y dorado por encima.





Hecha de esta manera resulta ideal para que cada cual coja las porciones que vaya a consumir.




Perfectas para servir en un buffet.

Una vez hechas se pueden servir sobre una torta de pan, pudiéndolas así coger  con la mano.

Espero que la idea os haya gustado.

El resultado es  como un puding de berenjena pero sin harina.