lunes, 24 de agosto de 2015

Tarta de queso y naranja.





Si me habéis leído alguna vez sabéis que me gustan los postres a poder ser sin natas, no me sientan muy bien y si esos postres tienen una de mis frutas preferidas como la naranja y le añadimos el queso tan necesario a cualquier edad hemos dado con un dulce ideal tanto para un desayuno, como para una sobremesa  o merienda.

Estos tipos de tartas son tan fáciles que son ideales para los principiantes o para esos días que queremos algo dulce y no hay mucho tiempo para postres elaborados.

INGREDIENTES:

  • La ralladura de una naranja.
  • El zumo de una naranja.
  • 5 huevos.
  • 125 gramos de azúcar.( No me gusta muy dulce)
  • Media cucharada de café de extracto de vainilla(optativo)
  • 400 gramos de queso de untar, tipo Philadelphia.
  • 20 gramos de azúcar glas.
  • Un poco de mantequilla.
  • Molde redondo de 18 cm desmoldable de paredes altas.
  • Papel parafinado.
ELABORACIÓN:


Precalentar el horno a 170 grados.
Poner papel parafinado en la base del molde, colocar el circulo de las paredes y cerrarlo. Untar de mantequilla tanto el fondo como las paredes del molde.
Batir en un bol los huevos con el azúcar, el extracto de vainilla y la ralladura de naranja.
Añadir el queso y el zumo de naranja.
Batir bien hasta que el queso quede integrado en la mezcla.
Verter en el molde y meter al horno durante 45 minutos.
El tiempo dependerá del horno y del molde, si es más grande del indicado la tarta será más fina y necesitará menos tiempo o si los hacemos individuales.



La tarta como vemos en la foto sube mucho, pero como casi todo lo que sube, baja, no preocuparos por ello, es normal que se quede casi del mismo tamaño que cuando la metimos al horno.

No obstante la mejor forma de saber si está cocinado es pinchándolo sobre todo en el centro con una brocheta de madera, si sale limpia nos indicará que esta hecho.

Espolvorear con azúcar glas por encima una vez fría.





Las tartas de queso son húmedas, no esperar que sea como un bizcocho seco, eso es parte de su encanto.
En cuanto al sabor, si os apetece echarle cualquier otro tipo de fruta, perfecto, ponerle la que más os guste o la que esté de temporada, mucho mejor que añadirle sabores que no sean naturales.



jueves, 20 de agosto de 2015

Pastel de Cierva.




Un nombre curioso para un pastel cuyo relleno es a base de pollo y huevo duro.
Típico de Murcia junto con el pastel del carne en hojaldre.
 Lo podemos encontrar en las buenas pastelerías de toda la provincia, siendo una de las más famosas  "La Peladilla".
Le debe el nombre al político murciano Juan de la Cierva Peñafiel, al que gusto tanto el pastel cuando lo comió que el pastelero que se lo dio a probar  no pudo hacer otra cosa que ponerle su apellido.

En Internet encontraréis mil historias de su procedencia que seguro os gustará leer, 
Aquí  prefiero no explayarme en relatarlas, solo decir que la mezcla dulce que aporta la masa y el relleno salado es lo que lo hace tan particular.

Podemos hacer la masa nosotros mismos o bien  comprarla hecha añadiéndole el toque dulce.
De las dos maneras seguro que os gustará por lo fácil y sencilla que es.
Aunque la masa original lleva 200 gramos  de azúcar, yo le he puesto solo cien, me resultó un poco empalagosa la primera vez y he preferido escribírosla como  a mi me gusta.

INGREDIENTES:
Para la masa.
  • 250 gramos de manteca de cerdo o mantequilla
  • 100 gramos de azúcar.Receta original 200 gramos.
  • 1 huevo.
  • Ralladura de un limón.
  • 500 gramos de harina de trigo
Para el relleno:
  • Medio pollo de corral o de campo a ser posible.
  • Caldo de verduras..
  • Un poco de jerez o un vino oloroso.
  • Un puñado de piñones tostados.
  • Tres huevos duros.
  • Una cucharada de manteca de cerdo.
  • Un huevo batido.
  • Sal y pimienta.



ELABORACIÓN:


Para la masa, echamos en un bol la manteca con el azúcar y la ralladura del limón.
Incorporamos sin dejar de amasar el huevo  y por  último la harina.
Esta masa no requiere que la trabajemos mucho, con que los ingredientes estén integrados basta.
Formamos una bola, tapamos con papel film y metemos al frigorífico para que enfríe
Sacamos del frío y dividimos en dos.
Con el rodillo la alisamos lo suficiente para que podamos cubrir el fondo y las paredes del  molde.
Es una masa que se suele romper con facilidad, pero también podemos con la misma facilidad coger trozos y tapar hasta que todo esté cubierto .
Para el relleno, hervimos en el caldo el pollo, es mucho mejor hacer un buen caldo de verduras o con un caldo de puchero como he visto en una buena pastelería de Murcia, sino puede quedar  insípido.
Una vez cocido, retiramos del caldo, dejamos enfriar, deshuesamos y picamos o trituramos junto con los piñones tostados, eso es a gusto de como prefiráis encontrarlo.
En una sartén ponemos la cucharada de manteca, echamos el pollo picado y los piñones, aromatizamos con el jerez o el vino oloroso, mezclamos con tres o cuatro cucharadas del mismo caldo donde lo hemos hervido, dejamos que se evaporen los jugos  y reservamos hasta que enfríe.
Rellenamos con esta mezcla el molde que hemos cubierto con la masa, ponemos por encima el huevo picado y cubrimos con la otra parte de masa que hemos alisado también.
Cerramos los bordes de las dos masas con las manos.
La pincelamos  con el huevo batido que teníamos reservado e introducimos al horno a 200 grados durante una hora u hora y media, según veamos la necesidad de nuestro pastel.

Si compramos masa ya hecha, lo que hago  en la que forme la base, es esparcir una cucharada sopera de azúcar o dos, según nuestro gusto y la ralladura de limón, aplastar un poco con el rodillo y así tendrá el gusto dulce del que este pastel es característico.




Es un pastel sencillo, fácil y económico.
Al hacer el pollo en el caldo de verduras o de un puchero, también podríamos poner el pollo sobrante de un cocido, le da mucho más gusto que si lo hervimos solo en agua.
He visto muchas recetas  y cada una tiene  su toque, espero que el mío os haya gustado tanto como a mi.


Esta es mi aportación al grupo DESAFÍO EN LA COCINA, del mes de Agosto, que aunque no es obligatorio el hacerlo no he querido faltar a la cita.
Iré poniendo el enlace de mis compañeras conforme publiquen sus recetas.






Estas son las recetas que mis compañeras han cocinado para este desafío veraniego:

Catina del blog: La cocina de Catina ...  Lasaña de calabaza gratinada.

Elvira del blog  Así se come en Granada ...Pastel frío de mar.

Patricia del blog Las cosas de mi cocina.. Canelones de pato y setas

María Antonia del blog Que se cuece en mi cocina..Bobotie sudafricano.

Andrea del blog Andreita come de todo...Canelones de atún

M. Luz del blog Trasteando en mi cocina..Moussaka de calabacín 



miércoles, 5 de agosto de 2015

Huevos rellenos " al cesto".




Como muchas recetas esta tiene su historia y como muchos cuentos podría empezar como uno de ellos.
Hubo un verano, hace ya tres años,  cuatro amigas decidieron reunirse y pasar un domingo juntas.
Ese día el sol  lo inundaba todo,estaba  lleno de ilusión, ganas de compartir risas, anécdotas y sueños.
Coincidió con el día de mi cumpleaños y sin saberlo fue uno de los días más maravillosos de mi vida.
Hicimos entre las cuatro una paella, bueno, casi se hizo sola porque no parábamos de hablar y de reír.
Catalina, trajo un pastel de chocolate que quitaba el sentido, el mejor pastel de chocolate del mundo mundial entre muchas cositas ricas que siempre prepara.
Y Conchi unos huevos rellenos que su madre  preparaba y que nos hizo gracia a todas por el nombre que le puso...HUEVOS AL CESTO. de EL PUCHERO DE LA BRUJA.
Aquí tenéis los que ha hecho Catalina, del blog: COCINA CON CATALINA
El de Encarna, MI ADORABLE COCINA.
Y aunque Patricia no estuvo ese día también ha hecho la receta y le ha salido de 10, como todo lo que hace, os dejo su enlace y no dejéis de visitar su blog. DE SUCRE Y SAL.
Su madre se llamaba Valentina y como todas las madres de antes que no tenían tantos cacharros modernos ni falta que les hacía se las ingeniaban para modificar y hacer de platos sencillos y económicos, verdaderos lujos gastronómicos. 
Sustituyó  el atún en aceite por atún en escabeche, lo que le aporta mucho más gusto y la forma de partir los huevos, en vez de a lo largo, a lo ancho, en forma de cestitos, de ahí su nombre.
El tomate frito lo enriqueció con su cebolla, laurel y unos ajitos fritos.
Como vemos ingredientes sencillos para una receta que cuando la probéis ya no podréis dejar de hacerla.

Aquí tenéis la receta:

INGREDIENTES:
  • 8- 10 Huevos
  • Tres latas de atún en escabeche, como dice "la bruji" Si... en escabeche..:)))))
  • Mayonesa.
  • Tres o cuatro tomates maduros rayados para freír. Los ingredientes para freír el tomate como lo hacía su madre son estos: Una hoja de laurel, sal, pimienta, un poco de azúcar, media cebolla muy picada y dos ajos partidos por la mitad para que le de gusto.
ELABORACIÓN:

Cocemos los huevos en agua con un chorrito de vinagre durante 12 minutos para que queden duros.
Dejamos enfriar y pelamos.
Partimos a lo ancho, como si fuesen cestos, vaciamos la yema y reservamos.


Hacemos el tomate frito:
En una sartén sofreímos  la cebolla junto con los ajos la sal, la pimienta el laurel y un poco de azúcar a fuego lento para que quede transparente. Añadimos los tomates rallados y sofreímos todo hasta que el tomate pierda el agua y quede espeso pero jugoso.
Dejamos enfriar, quitamos el laurel y el ajo que pueda quedar en trozos.
Abrimos las latas de atún en escabeche, quitamos el aceite y reservamos. Mezclamos para que el tomate coja el gusto del atún. ( Este sofrito es ideal también con los huevos cocidos y picados para rellenar empanadillas.)


Mezclamos el atún con el tomate frito y con ello rellenamos las medias mitades de huevos como vemos en la foto.

En la foto hay una coca amb tonyna al fondo, los hice en hogueras pero no los he publicado hasta ahora.

Es el turno de la mayonesa. Ponemos un poco encima de cada medio huevo cubriendo el relleno.



Para finalizar deshacemos la yema con los dedos y la distribuimos por encima hasta cubrirlos


Solo falta enfriarlos en la nevera, sobre todo si es verano, adornar un poco el plato y disfrutar comiéndolos.



Estas recetas de nuestras madres son las mejores, sencillas, económicas, llenas de sabor y sobre todo de cariño.


lunes, 20 de julio de 2015

Flan de albaricoques




Estamos en plena temporada de  una de mis frutas preferidas, los albaricoques.
El otro día comprando en el mercadillo de Benalua en Alicante los vi en uno de los puestos,  maduros y a un precio muy económico.
Enseguida pensé en comprarlos para hacer una  mermelada. Hay que aprovechar la fruta de temporada y los buenos precios para disfrutar de todo lo que nos gusta.
Esta es la primera receta que publico en el grupo  Desafío en la cocina.


En el mes de Julio nos dan la libertad de hacer un postres eligiendo nosotr@s el que más nos guste de todo lo publicado y he escogido un flan, no dispongo de mucho tiempo y es un postre fácil y rápido que a todo el mundo gusta.
Espero estar a la altura del grupo.

La receta muy sencilla y admite la fruta que a cada uno guste más o la que tengamos madura por casa.


INGREDIENTES:
  • 3 HUEVOS tamaño L
  • 100 GRAMOS DE AZÚCAR.
  • 4 o 5 CUCHARADAS soperas de mermelada de albaricoques.
  • 100 ML DE NATA.
  • 400 ML DE LECHE EVAPORADA
  • CARAMELO LIQUIDO para untar los moldes.
ELABORACIÓN:

Con unos albaricoques maduros hacemos una mermelada, poniéndolos en un cazó sin el hueso y con una tercera parte de su peso en azúcar y unas gotas de limón.
Dejamos cocer hasta que se ablanden y dejamos escurrir, ese jugo sobrante lo guardamos para empapar algún bizcocho, es toda una delicia.
Pre calentamos el horno a 200 grados.

En un bol echamos los huevos, el azúcar y la mermelada de albaricoque, trituramos.
Añadimos la nata y la leche evaporada.
Probamos de azúcar y añadimos más si es nuestro gusto, a mi no me gustan los dulces muy azucarados.
Hemos de recordar que la mermelada también es dulce.
Untamos un molde con caramelo líquido y los llenamos con la mezcla del flan.



Ponemos en el horno una fuente con agua y dentro de ella las flaneras, el agua ha de llegar hasta la mitad de las flaneras, no más para que no se meta el agua dentro cuando burbujee.
Aunque un truco es hecha en esa agua cáscara de los huevos que hemos gastado rotas, esto hace que burbujee menos, no  sé porque pero da resultado.

Los tendremos a 200 grados durante 40 minutos, estos moldes eran para dos o tres personas.
Comprobaremos si están hechos pinchando el flan con un palillo, al igual que un bizcocho si sale seco es que ya está listo.


Una vez hechos, sacamos del horno, dejamos enfriar y metemos en la nevera unas horas.
Para desmoldarlo con facilidad si la flanera es lisa con pasarle un cuchillo por el borde nos permitirá desmoldarla con facilidad.
Si el molde es rugoso como este caso, con meterlo un poco hasta la mitad en agua muy caliente será suficiente para hacer el caramelo líquido de nuevo y que caiga el flan con facilidad.

Espero que os haya gustado, hacía tiempo que no publicaba nada, a ver si sigo animada y no dejo de hacerlo.


martes, 23 de junio de 2015

Tarta de queso con leche condensada



   
  • INGREDIENTES:
  • De un bote de leche condensada de 750 gramos he puesto 500 gramos. El mio era de la marca del Lidl y me parece que endulza menos que el de marca de toda la vida.
  • 4 huevos medianos.
  • Una terrina de 250 gramos de queso de untar, marca Hacendado.
  • 3 cucharadas de harina bizcochona, ya lleva levadura, sino añadir una cucharada de café de levadura en polvo Royal o similar.
  • 2 cucharadas de harina de maíz.
  • 2 cucharadas de café de esencia de vainilla.( primero puse una, probé y puse otra, ya me gustó más.
  • Mermelada de fresas para adornar.
  • Mantequilla para untar el molde.
ELABORACIÓN:


Separamos las claras de las yemas.
Batimos las claras a punto de nieve y vamos incorporando el resto de los ingredientes.
Depende de la marca de la leche condensada os diría que la echéis por partes, probando la mezcla , ya que dependiendo de la marca son unas mas dulces que otras.
Haremos lo mismo con la vainilla, primero una cucharada, probamos y añadimos otra o media dependiendo de nuestro gusto.

A un molde desmoldable de tartas le ponemos un papel de hornear en el fondo y lo cogemos con la parte que se desmonta, así no se pegará al fondo y saldrán las porciones perfectas.

Untamos tanto el fondo del molde que le hemos puesto el papel como las paredes del molde con mantequilla.

Echamos la mezcla del pastel en el molde y metemos al horno que lo habremos precalentado a 180 grados.

El tiempo va a depender del tamaño del recipiente que escojamos, con el que yo he hecho han sido como Libia, entre 20 ó 30 minutos.
Para saber que está pinchamos con un palillo y si sale limpio ya está.
Tened en cuenta que es una tarta húmeda, no es un bizcocho seco.
Dejamos enfriar y metemos en la nevera por lo menos una noche.


Le pasamos un cuchillo por el borde entre el recipiente y la tarta para separarla y que no se rompa, abrimos el molde y ya la tenemos lista para ponerle la mermelada que escojamos por encima o como más nos guste adornarla.
Incluso sola esta perfecta, como dice mi marido, para mi no le hace falta nada más.

martes, 9 de junio de 2015

SHORTBREAD, galletas de mantequilla escocesas.



¿En que casa no se ha comprado la típica lata de galletas de mantequilla?

Recuerdo cuando mi madre la compraba y no tardábamos ni un día en comérnoslas y lo útiles que eran esas cajas metálicas en aquellos tiempos.
Ahora donde hay tanto de todo no hacemos mucho caso de esas cosas pero antes a esas cajas le encontrábamos una utilidad enseguida.

Si miráis por la red hay muchas recetas, varía la cantidad de mantequilla que aunque no es poca la que se le pone en algunos casos para mi gusto resulta excesiva, un poco empalagosa y no es así como las recuerdo.

Según he leído los ingredientes tradicionales son tres, azúcar, harina y mantequilla, en algunos casos le añaden un poco de sal, en otros hacen una mezcla de varias harinas, mezclando la de trigo, con la de maíz o incluso con una mezcla de tres harinas, incluyendo la de arroz.


Esta es la receta que más se asemeja a lo que yo recuerdo.

INGREDIENTES:
  • 110 gramos de azúcar glas.
  • 225 gramos de harina de trigo.
  • 100 gramos de harina de maíz o Maicena.
  • 225 gramos de mantequilla temperatura ambiente.
  • Una pizca de sal

ELBORACIÓN:

Mezclamos el azúcar , la sal , la harina de maíz y la harina de trigo tamizada.
Añadimos la mantequilla y trabajamos con las manos hasta formar una bola.
No hay que amasarla mucho, pero si vemos que se nos queda la masa muy seca podemos añadirle una cucharada de agua para que no se resquebraje.
Hay que tener en cuenta que al llevar mucha mantequilla con el calor de las manos se puede volver un poco pegajosa, podemos añadir un poco más de harina, pero muy poca.
Tapar la bola de masa con papel film y meterla en la nevera por lo menos media hora, así nos será más fácil de trabajar.
 Para darle forma a las galletas si queremos hacerlas individuales espolvoreamos el mármol con harina poniendo encima la bola y aplanándola  con el rodillo, dejando la masa con un grosor de un centímetro.
Cortaremos las galletas con un vaso, con cortadores de galletas o con el utensilio que prefiramos.
Ponedlas encima de un papel sulfurizado en la bandeja del horno y pincharlas con un tenedor.
En mi caso he puesto la masa en un molde de quiche untado con mantequilla, muy poca y con ayuda de un papel film la he extendido hasta cubrir el molde.



Con cuidado dejamos la superficie lisa y la pinchamos con un tenedor.
Introducimos la galleta o las galletas en el horno a 170 grados, 
El tiempo de cocción sera de unos 10 minutos si son pequeñas y el doble si es una grande, pero esto os lo dice la galleta, ya que se puede abrir el horno las veces que haga para comprobando.



Si la hacemos grande como en mi caso hay que cortar las porciones cuando aún esté caliente, sino luego se nos resquebrajará y solo tendremos migas.

Como nos cuenta el blog del que he cogido la receta podemos darle gusto a nuestras galletas con el sabor que prefiramos con ralladura de limón o naranja, canela, alguna especia o incluso sabor a café, vainilla.



Este es el blog en el que me he basado MÁS EDIMBURGO pinchando en el titulo del blog os lleva a su receta.

Angie nos da todo tipo de consejos y variaciones para que nos salgan unas galletas perfectas.



Volveré a hacerlas, con otro sabor y otras formas.
Son perfectas para llevar en una caja de regalo a una reunión de amigas y se pueden tener hechas con anterioridad ya que se conservan varios días perfectamente.


viernes, 29 de mayo de 2015

Puding de pan y manzana



Estos puding dulces son una maravilla de sabor, además de económicos.
Aprovechamos de esta forma ese pan que va quedando duro, o magdalenas, bollos, lo que haya y además esa fruta que está económica en ese momento o que tengamos madura y se va arrinconando en la nevera o en la alacena.
Esta vez lo he hecho en un molde redondo con hueco, pero eso es lo de menos, es solo estética, con cualquiera sale igual.
Este tipo de puding ha de cocerse al baño María, por eso al escoger el molde tenemos que tener la precaución de que nos quepa dentro del que contenga el agua.

Para mi gusto es imprescindible que untemos el molde con caramelo líquido, tanto el color como el sabor que le aporta es único, aunque nos pasemos con las calorías un día es un día.

Suelo cortar el pan que sobra en rebanadas finas de un centímetro o un poco menos, unas veces las tuesto en el horno para comer en el desayuno o acompañando a la comida o como en este caso para hacer puding.

INGREDIENTES:


Rebanadas de pan de días anteriores.
Tres cuartos de litro de leche.
Cuatro huevos
Tres manzanas o peras sin piel y partidas finas.
Una cucharada sopera de mantequilla.
Una cucharada de café de vainilla líquida.
Azúcar.
Una cucharada de café rasa de canela en polvo.
Caramelo líquido.
Uvas pasas, ciruelas secas, frambuesas, etc... cualquier fruta deshidratada que tengamos (optativo)

ELABORACIÓN:


Echamos en un bol los huevos y los batimos con unas cucharadas de azúcar, a nuestro gusto.
Incorporamos la leche, la cucharada de vainilla  y batimos de nuevo.
Echamos el pan para que se empape de la leche.
En una sartén hacemos unos minutos la fruta pelada y cortada con la mantequilla, un poco de azúcar o sacarina y un poco de canela, la cantidad es a nuestro gusto por eso no pongo cantidades.
Untamos el molde con el caramelo líquido, si está muy frío no lo podremos esparcir por todo el molde, es mejor calentarlo un poco en el microondas y así se distribuye mejor por todo el recipiente.



Ponemos una capa del pan remojado, la manzana con los frutas deshidratadas si queremos mezcladas y otra capa del pan.



Vamos intercalando capas hasta llenar el recipiente, echando si sobra por encima del todo el liquido sobrante del bol.




Metemos el recipiente dentro de otro más grande al que le pondremos agua, como tres o cuatro dedos , metemos al horno y cocemos durante 45 minutos como mínimo.
Suelo poner en el agua del baño María unas cascarás de los huevos que hemos puesto rotas, esto impide que el agua salpique nuestro puding.
Sabremos que esta hecho cuando metamos un palillo y lo saquemos limpio.


Dejamos que se temple y damos la vuelta al recipiente en una fuente bonita, con cuidado que no se nos caiga el caramelo líquido.
Comer tibio o frío.







No hace falta gastar mucho dinero para tener un postre para los domingos.




Un postre nada empalagoso, nosotros decidimos cuanta azúcar poner o en la mezcla del pan en vez de azúcar echarle sacarina, siempre a pocos, ya que no hace falta mucha, os aconsejo ir probando la mezcla antes de añadir más.
Un postre perfecto para principiantes por su sencillez.
Espero que os haya gustado.