miércoles, 16 de abril de 2014

Bonito en salazón.


Según Wilkipedia se denomina salazón a un método destinado a preservar los alimentos, de forma que se encuentren disponibles para el consumo durante un mayor tiempo. El efecto de la salazón es ladeshidratación parcial de los alimentos, el refuerzo del sabor y la inhibición de algunas bacterias.


Proceso de salazón de pescados[editar]


Mezcla de diversos pescados en salazón.
  1. Limpiado. Limpiar las vísceras dejando sólo la carne magra y la espina dorsal.
  2. Apilado. Se pone una capa de sal de un centímetro de espesor como lecho y se coloca el pescado extendido sobre su superficie. Sobre la capa anterior de pescado se pone otra capa de sal del mismo grosor y se repite la operación obteniéndose diferentes capas de sal y pescado. Finalmente sobre la última capa de sal se pone un peso (Por lo menos la mitad del peso del pescado en salazón)
  3. Reposo El apilamiento anterior se mantiene semana y media en reposo
  4. Lavado Tras el tiempo establecido de reposo se saca el pescado y se lava con una solución de agua y vinagre (al 10%)
  5. Oreado Tras el lavado se pone al aire en un sitio con corrientes de aire pero que no le dé directamente el sol. Según el clima del lugar se deja unos días.
Actualmente el proceso para obtener algunas salazones difiere en tiempos y materiales utilizados. En preparaciones como hueva o mojama las capas permanecen en reposo durante 24 horas, tras las que tiene lugar el lavado y su introducción en prensas que escurren el agua. Tras pasar por el secadero se envasan al vacío. El secado tiene lugar en la secadora, una habitación aislada con extractor de humedad que aplica calor seco (su uso es exigido por sanidad).
Los pescados más representativos que se utilizan en el sureste español para realizar salazones son el atún, atunarro, bonito o melva(garrofeta), sardinamújol, maruca o corvina.
Para saber más....http://es.wikipedia.org/wiki/Salaz%C3%B3n





En Alicante y como en muchas otras provincias es habitual verlos en los mercados centrales expuestos, el bonito como el yo os hago en esta receta, el pulpo seco, la mojama,la  hueva, los capellanes que son una delicia y un largo etcétera de productos del mar a cada cual más delicioso.

Para hacer un buen pescado en salazón lo primero es contar con una materia prima de primera calidad.



Este BONITO nos lo ha servido PESCADOS CORONA, están ubicados en el mercado central de Alicante, puesto nº 189 y ahora nos traen unos descuentos fantásticos:


Te invitamos a que pruebes nuestra página web:  www.pescadoscorona.com para los  martes , miércoles  y jueves  tenemos un 10% de descuento si realizas tu compra a través de la web. Anímate, si es la primera vez que la utilizas no te arrepentirás.
La página está abierta de 8:30 a 13:00 horas de martes a sábado.
DISFRUTA DE NUESTRA CALIDAD, CON LA COMODIDAD DE NO MOVERTE.
TE LO LLEVAMOS A CASA, TRABAJO….. DONDE TU NOS DIGAS.

VAMOS A HACERLO:

NECESITAMOS:

Un bonito limpio de tripa.
Sal marina gorda o fina.


Lavamos el pescado y le podemos pedir a nuestro pescatero que nos lo abra por la mitad, sin partirlo del todo, dejándolo unido por la piel y quitando la espina central.

Si nos atrevemos lo podemos hacer nosotros, en las imágenes os muestro como hacerlo.



Lo abrimos por la parte de la tripa como vemos en la foto sin cortar hasta el final, dejándolo unido por la piel.
Quitamos la espina central y abrimos la cabeza como vemos en la foto, dándole con el cuchillo por el centro.



Nos ayudamos con las manos para que quede bien abierto, lo metemos en una bolsa y congelamos.

Aunque se vaya a hacer en sal, ahora lo congelo todo, no me fío por el anisakis.
Lo tenemos tres días congelado.
Descongelamos dentro de la nevera.

En una bandeja o fuente ponemos una capa de sal, el bonito encima bien abierto y lo cubrimos con otra capa de sal.

Lo tapamos bien con una bolsa y a la nevera otra vez.
Lo tendremos en sal dependiendo del tamaño del bonito.
Este pesaba sobre un kilo y lo he tenido casi dos días en sal.




Pasados este tiempo, sacamos y lavamos bien.
Secamos con un paño.

Se ve en la foto como ha cambiado el color de la carne del bonito, mucho más oscura  y firme debido a la sal .
Mojamos una servilleta de papel con vinagre y se lo pasamos al bonito por todas partes, no cogerá gusto  pero conseguiremos que no se le paren las moscas.



Para poderlo colgar y tenerlo al aire unos dos o tres días yo le hago lo siguiente.
Cerca de la cola , le hago un agujero con unas tijeras o un cuchillo.

Cojo una percha de plástico y metal para que pueda meterla por el agujero y corto los extremos de plástico hasta dejarla pequeña, como vemos.

Introducimos la parte metálica por el agujero y ya la tenemos lista para cubrir el bonito con un paño.



Ahora hay que colgarlo en un sitio sin sol pero al aire, es muy importante que no le de el sol.
Por la noche los metemos en la cocina para que no le dé el relente o coja humedad de la noche.
Para este peso del bonito en tres días ya lo tendremos seco.


Así queda después de tres días secando.
Ya lo tenemos listo para partir y consumir.
Lo podemos trocear también y meterlo en aceite, pero si os gusta el salado no os durará, seguro.



Con una ensalada, con un tomate y aceite o solo es toda una delicia.




Espero que os haya gustado esta publicación, no obstante si tenéis alguna duda os la resuelvo en los comentarios, como siempre.

viernes, 11 de abril de 2014

Sepionets a la plancha con aliño.


El sepionet es de la misma familia que la sepia pero mucho más pequeño.
Su forma de preparación para hacerlos a la plancha es muy distinta a la de la sepia.
La sepia ha de limpiarse, a lo sumo se ha de dejar la bolsa de la tinta aparte, para luego cocinarla.
Por el contrario el sepionet se cocina sin limpiar, a lo sumo se le quita la pluma que es la parte dura , también se le llama barqueta o barca.

Mi pescadería es PESCADOS CORONA.

pescadoscorona.com

Están ubicados en el Mercado Central de Alicante, en el puesto 189.

Ahora podemos comprar sin salir de casa o desde el trabajo, solo entrando en su página web y a través de  sus cuatro cámaras  vemos  el puesto en directo, no hace falta comprar, observamos el producto que tienen y en caso de querer comprar pedimos turno, nos llaman ellos al número que le hayamos dado cuando nos damos de alta y nos preparan y sirven el pescado.
Todo esto en directo, si lo queremos también nos lo traen a casa o al trabajo en la misma mañana.
No se puede pedir más facilidad a la hora de comprar, ¿verdad?.

Vamos a ver como se prepara este plato tan fácil.
INGREDIENTES:
  • Sepionets.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Perejil.
  • Un diente de ajo.
  • El zumo de un limón.
  • Sal
PREPARACIÓN:

Se lavan los sepionets bajo el agua en un colador. De uno en uno y con las patas hacía abajo para que no les pase el agua dentro del cuerpo y sin apretarlos para que no se rompa la tinta.
Se les quita el pico o la boca, es apretar un poco entre las patas y sale.
Esto se lo veía hacer a mi padre, que no cocinaba casi, casi nunca, pero habían cositas que bordaba, como le decía mi madre, pocas, eh,...... jejeje, que tiempos.
Le quitamos la pluma o parte dura, sale con mucha facilidad, empujando un poco sale sin dificultad, pero ya no los limpiamos más, ni la bolsa de tinta, su tamaño nos permite cocinarlos así.



Calentamos la plancha o la carmela de hierro.
Cuando este bien caliente le echamos sal por encima y ponemos los sepionets, no tardan mucho en hacerse, le damos vuelta y vuelta, no dejéis que se pasen perderán todo su encanto.





En un mortero picamos un diente de ajo si nos gusta y el perejil muy picado.
Mezclamos con aceite de oliva virgen extra y un chorro de limón.
Se pasan los sepionets al plato o fuente y se echa por encima la picada del mortero.
Cuando los partimos con el cuchillo vermos como se desparrama la tinta por el plato, se mezcla con el caldito del aceite, el perejil y el limón.
Os darán ganas de mojar pan.
Una buena cerveza fría y los sepionets y tenemos un aperitivo de chuparse los dedos.
A quien le guste algo más fuerte que la cerveza , un cantabria.

La jarra de Cantabría que veís en la foto es muy antigua, de mi tía Teresa.



miércoles, 2 de abril de 2014

Salmonetes en sartén con salteado oriental.


De vez en cuando nos merecemos un capricho a la hora de comer, como unos salmonetes.
Es un pescado con un sabor especial y muy particular que combina perfectamente con unas verduras con un toque oriental de  soja, miel y vino.

La calidad en mi caso la pone PESCADOS CORONA.
 Esta es su página.

http://pescadoscorona.com/

Situados en el Mercado Central de Alicante, en el puesto 189.
Ahora podemos comprar sin salir de casa o desde el trabajo, solo entrando en su página web y a través de  sus cuatro cámaras  vemos  el puesto en directo, no hace falta comprar, observamos el producto que tienen y en caso de querer comprar pedimos turno, nos llaman ellos al número que le hayamos dado cuando nos damos de alta y nos preparan y sirven el pescado.
Todo esto en directo, si lo queremos también nos lo traen a casa o al trabajo en la misma mañana.
No se puede pedir más facilidad a la hora de comprar, ¿verdad?.


Los salmonetes los vamos a hacer de una manera distinta, sin horno, para no gastar tanta electricidad que como se ha puesto no es ninguna broma.
Como vais a ver, cualquier pescado lo podemos hacer así, es sencillo, fácil y no manchamos casi nada.
Un pescado blanco hecho así queda perfecto con un chorro de limón y unas gotas de aceite.

Vamos a verlo.

SALMONETES EN SARTÉN:

  • Tres salmonetes de tamaño grande. Se puede hacer con cualquier tipo de pescado.
  • Una hoja de papel de horno, el de los bizcochos.
  • Una cucharada de aceite de girasol.
  • Sal.



Cogemos una sartén antiadherente lo suficientemente grande para que quepan los tres salmonetes.
Untamos con un poco de aceite el fondo de la sartén.
Mojamos una hoja de papel de horno bajo el grifo, bien mojada como si de un trapo se tratase, vemos como se vuelve maleable, escurrimos un poco y ponemos por encima de la sartén, dejando una mitad que haga de fondo y la otra que nos sirva para tapar el pescado.
Si las hojas fuesen pequeñas cogemos dos en vez de una, una para el fondo y otra para cubrirlo.
Untamos un poco por encima el papel de horno con aceite, todo el que va a quedar como fondo y el que dejamos para cubrir el pescado,así no se pegará y quedará la piel bonita una vez hecho
Ponemos encima los salmonetes, echamos un poco de sal  y tapamos con el papel.
Dejamos que se haga con el fuego medio.
Lo dejamos unos siete minutos y con una pala por debajo del papel le damos la vuelta al pescado con papel y todo, también podemos hacer como con una tortilla, con una tapadera o un plato, pero siempre con papel y todo, dejamos que se acabe de hacer en otros cinco minutos más.
Para dejarlo en su punto se deja casi hecho y se acaba con el calor residual si tenéis vitrocerámica, pero el calor y la humedad que queda dentro del papel hace que el pescado se haga en su propio jugo.

Uso el papel de hornear los bizcochos mucho más para esta cosas que en repostería, cada día le encuentro más formas de emplearlo.


SALTEADO ORIENTAL:

  • 300 gramos de setas. En mi caso champiñones y un tarro de setas shiitake.
  • 1 cebolla grande en juliana.
  • 1 pimiento pequeño en tiras finas.
  • 1 calabacín pequeño en tiras finas.
  • 1 zanahoria cortada en tiras finas
  • 3 ó 4  ajos tiernos partidos.
  • 4 ó cinco cucharadas soperas de salsa de soja.
  • Brotes de soja de bote.
  • 2 cucharadas de vino blanco.
  • 1 cucharada de azúcar.
  • 4 ó 5 cucharadas de aceite de girasol.
  • 1 cucharada de miel.


Para elaborar el salteado partimos las verduras en tiras finas y los champiñones en láminas.
Empezamos salteando con unas tres cucharadas de aceite la cebolla, zanahoria y ajos tiernos, cuando estén al dente, separamos.
Si empleáis setas shiitake de bote, hay que ponerlas en un colador y lavarlas muy bien, secar y poner en la sartén para que se hagan y dejen en gusto en el aceite. Una vez casi hechas separamos.
Lo siguiente es saltear los champiñones con el calabacin y el pimiento a tiras, dejándolo también al dente.
Con la sartén sin verdura, echamos la soja, el vino blanco, la cucharada de miel y un poco de azúcar, con sal y pimienta.
Dejamos hervir un poco que se mezclen los sabores.
Incorporamos todas las verduras en la sartén junto con la salsa que hemos hecho.
Le damos unas vueltas incorporando los brotes de soja, que por cierto se me olvidó poner.
TRUCO:

Si hay algo de jugo del pescado lo incorporamos a la sartén de las verduras.
El salmonete tiene un sabor muy peculiar que combina perfectamente con este salteado.




Disponemos en el plato un poco de verdura y un salmonete, lo rociamos con el jugo que ha quedado en la sartén.


Espero que pongáis en práctica esta forma de cocinar el pescado, nos ahorraremos tiempo y dinero al no gastar el horno.

domingo, 30 de marzo de 2014

Milhojas de merengue.



Otro mes y otro reto para esta pandilla de ladronzuelos, guindones y gente del buen comer.
Cada mes asaltamos una cocina y la dejamos pelá, pero pelá , ni un ajo, ni una pizca de azúcar, nada, no nos llevamos los fogones porque no nos cabe en el zurrón.
Como somos tantos,  aveces nos tropezamos unos con otros.
Cuando entré por la puerta de la cocina de Pilar no sabía si estaba en su casa o en unos grandes almacenes, me dije, anda no hay crisis, pero claro , luego pensé, si es todo chorizado, como va a ser de  otra manera.
Yo le vi unas milhojas que eran una maravilla, pero como soy el trasto más grande de la historia y juro que siempre tengo agar agar en casa y chocolate no pensé en comprar.
Así que el domingo en cuestión, me puse a ello, cuando veo que ni una cosa, ni la otra.
Por supuesto cabreo del quince, pero me dije que milhojas hacía con lo que tuviese y en eso me puse, no acaba ahí la cosa, me llama la vecina y me dice, oye, te vienes a casa , hablamos un poco y las hacemos en la mía, y como una no habla casi, vamos que no me gusta y tampoco quedar con las amigas, pues ahí voy yo, con mis ingredientes y a pasar un buen rato, pensando que si a la vuelta encima me encontraba con la casa limpia ya sería un escándalo.
Las milhojas y la charraeta con la vecina, genial, la casaaaaaaaa, mejor no sigo, ahí estaba con su pelo y con su lana, en fin, eso es otra historia.

El blog asaltado de este mes esssssssssssssssssssssssssssss:

                                             
                                                 POSTRES ORIGINALES de Pilar.





Y esta es la receta que tenía que hacer, que sigo viendo la foto y me relamo.


http://postresoriginales.com/milhojas-de-chocolate-y-crema-de-leche/

No os la perdáis, de todas maneras algún compañero chorizo la habrá puesto, seguro.

Yo paso a comentaros como he hecho la mía.


INGREDIENTES:
Una plancha de hojaldre, yo la suelo comprar en el lidl.
Cuatro claras de huevo a temperatura ambiente.
Cuatro cucharadas soperas de azúcar.
Un poco de sal.
Optativo un sobre de azúcar de vainilla.


PREPARACIÓN:

Extendemos y cortamos la plancha de hojaldre en cuadrados, como queramos que luego sean de grandes las milhojas.
Pinchamos con un tenedor y cubrimos con papel parafinado, ponemos otra placa de horno encima para que no suba y se haga a su vez el hojaldre.
Miraremos hasta que esté dorado y hecho.
Batimos las claras a punto de nieve a temperatura ambiente con un poco de sal, así montan mejor.
No he hecho merengue italiano, he hecho el normal.
Conforme monte vamos añadiendo azúcar a pocos hasta probar que esté a nuestro gusto de dulce y quede completamente montada.


Para el montaje ponemos una plancha de hojaldre, encima una capa de merengue, otra plancha de hojaldre y otra capa de merengue, acabando con una plancha de hojaldre.
Así hasta finalizar con el hojaldre que tengamos y el merengue.
Para que queden más monas, espolvorearlas con azúcar glas y decorar con algo de canela que le dará también más gusto.


Este es el resultado.
Tengo que decir que gracias a Pilar pasé un rato divino con mi vecina.




viernes, 28 de marzo de 2014

Pasta fresca de espinacas con caballa, mejillones y verduras de temporada.




No hace falta productos caros para comer bien y con calidad.
Una pasta fresca hecha por nosotros o si no tenemos tiempo o ganas la compramos hecha , acompañada por un pescado azul  con un toque a ahumado que le vamos a dar en media hora, unos mejillones que se abren al vapor en diez minutos y unas verduras de temporada al dente, todo esto junto en una cacerola hace que sus sabores se unan para degustar una comida exquisita.

Siempre cuento con la calidad de PESCADOS CORONA para elaborar mis recetas con pescado o marisco.

En este caso una caballas muy bien de precio como veis en la foto y unos mejillones que han salido todos de buen tamaño.

Están ubicados en el Mercado Central de Alicante, en el puesto 189.

Ahora podemos comprar sin salir de casa o desde el trabajo, solo entrando en su página web y a través de  sus cuatro cámaras  vemos  el puesto en directo, no hace falta comprar, observamos el producto que tienen y en caso de querer comprar pedimos turno, nos llaman ellos al número que le hayamos dado cuando nos damos de alta y nos preparan y sirven el pescado.
Todo esto en directo, si lo queremos también nos lo traen a casa o al trabajo en la misma mañana.
No se puede pedir más facilidad a la hora de comprar, ¿verdad?.





Vamos con la receta porque os va a sorprender.



INGREDIENTES PARA LA PASTA FRESCA:

  • Trescientos gramos de harina.
  • Tres huevos.
  • Una cucharadita de café de sal.
  • Tres cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra.
  • Diez  o doce hojas de espinacas ya hervidas y escurridas de su agua.
ELABORACIÓN:
En un bol mezclamos la harina con los huevos y la sal, removemos para que se vayan intregrando con una cuchara de madera o con la mano, añadimos el aceite y amasamos hasta formar un bola que manejemos con facilidad.
Picamos las hojas de espinacas ya hervidas y bien escurridas con un cuchillo, lo más picado posible, así se integrarán mejor en la pasta.
Hacemos un agujero en la pasta, ponemos dentro las espinacas y empezamos a mezclar con las manos toda la masa, así,  poco a poco, aunque al principio parezca que no se llega a unir, con un poco de paciencia y un poco más de harina que vamos espolvoreando conforme haga falta se formará otra vez la bola.
La dejamos reposar una media hora tapada con un paño.
Con el rodillo extendemos, al principio cuesta un poco, no es una masa como la del pan, un poco más dura, pero va cogiendo elasticidad y se va dejando manejar.


La dejaremos lo fina que nos guste encontrarla luego.
En mi caso aunque fina todavía me hubiese gustado un poco más.


Una vez extendida la masa la espolvoreamos con harina y la vamos doblando, con cada doblez la espolvoreamos con harina para que no se peguen las capas.
Una vez hecho los dobleces con un cuchillo bien afilado la cortamos en tiras del grosor que queramos encontrarla.
los vamos soltando y si hace falta le ponemos un poco más de harina, es fundamental que no se vuelva a unir.
Cortamos, soltamos y ponemos en un sitio que podamos tenerla una media hora secando.
yo he usado el palo del porta rollos de papel de manos.
Si la dejamos secar más tiempo al cogerla se nos romperá porque ha secado demasiado.




Mientras seca ponemos agua a hervir con dos hojas de laurel, un chorro de aceite o un poco de mantequilla y sal.
Cuando hierva echamos la pasta, vamos removiendo y cuando veamos que sube a la superficie es que esta hecha, esto tarde entre tres y seis minutos, todo va a depender del grosor que le hayamos dado a la pasta, lo mejor es probarla.

La dejamos escurrida y con un chorro de aceite para que no se pegue y quede tiesa.

Si no os gusta amasar o no hay tiempo se compra pasta hecha que solo hay que hervir siguiendo las indicaciones del fabricante.

Vamos con el sofrito de pescado y verduras.


INGREDIENTES:
  • Dos caballas grandes, sin espinas partidas en lomos.
  • Sal , unos cien gramos y 25 gramos de sal de ahumar.
  • Medio kilo de  mejillones.
  • Cuatro alcachofas, peladas y partidas .
  • Tres cuartos de kilo de habas tiernas.
  • Seis ajos tiernos partidos.
  • Cuatro dientes de ajo.
  • Un puñado de tomates cherry.
  • Cinco champiñones grandes cortados.
  • Sal y pimienta.
ELABORACIÓN:

Pelamos las alcachofas y las cortamos en trozos, las ponemos en agua con un poco de limón para que no ennegrezcan y pierdan el amargor.
Pelamos las habas y las sacamos de las vainas.
En una sartén vamos friendo con los  ajos tiernos partidos,  las alcachofas  y las habas con aceite.
El pescado lo marinamos con una capa de sal mezclada con la sal de ahumar que pondremos arriba y abajo del pescado en una bandeja, así lo dejamos una hora, no hace falta más, los filetes son delgados y es tiempo más que suficiente para que coja sabor, podemos prescindir de este paso y cortar directamente el pescado en trozos.
Si hemos marinado el pescado los sacamos de la sal, lavamos y secamos. Partimos en trozos.
Una vez frita la primera verdura, sacamos y reservamos.
En ese mismo aceite freímos la caballa, dándole unas vueltas, dejándola al punto, se acaba de cocinar cuando mezclemos al final todos los ingredientes.
Sacamos la caballa y reservamos.
Echamos los champiñones junto con los tomates cherry enteros o partidos por la mitad, con sal y pimienta.
A mitad de cocción incorporamos los mejillones que habremos hervido al vapor con un poco de limón y una hoja de laurel.

Sacamos también y reservamos.
En esa misma sartén con los ajos partidos y si hace falta un poco más de aceite, incorporamos la pasta y le damos unas vueltas para que se vaya calentando y coja el gusto de los ajos.
A los cinco minutos echamos todo lo reservado, caballa, mejillones y verdura junto con las hojas de laurel de la cocción de la pasta o de los mejillones.



Le damos a todo vueltas con mucho cuidado no rompamos ni la pasta ni desmenucemos demasiado las caballas, así las encontraremos en el plato a la hora de servir.





Lo tendremos a fuego bajo unos minutos para que todos los sabores se mezclen y lo apartamos.
Ya lo tenemos listo para disponerlo en los platos.




Si compramos la pasta ya elaborada en una hora por el marinado de las caballas es lo que tardamos en
preparar esta receta llena de sabor y  con un precio muy asequible.
Espero que os guste.

jueves, 20 de marzo de 2014

Lenguado al cava.



No suelo usar natas pero la verdad que para esta receta le viene que ni pintada.
También podemos usar leche evaporada, pero en este caso no tenía.
Para mi junto con el rodaballo es el rey de los peces planos, carne blanca y suave que se desprende de la espina cuando esta cocinado con gran facilidad.

Pediremos a nuestra pescadería que nos lo limpie y le quite la piel, así será muy fácil cocinarlo.



A mi me los proporciona como todo el pescado, PESCADOS CORONA.
Están situados en el Mercado Central de Alicante, en el puesto 189.
Te preparan el pescado como lo necesites, solo tienes que decirlo.
Ahora puedes comprar desde casa o el trabajo desde su página on line.
Tienen en la pescadería cuatro cámaras que te dejan ver el puesto en directo y donde podrás comprobar el pescado que tienen, su frescura y como te lo arreglan a tu gusto.


Esta es su web:  http://www.pescadoscorona.com/

Mandando un mail  con nuestros datos, nombre, telf. y dirección nos mandan el usuario y clave para poder entrar, a mirar y si ese día nos apetece comprar, con toda  comodidad.
Reparto a domicilio con Seur frio o nuestro reparto propio:
-                     Primer turno: Si realiza su pedido antes de las 09:45 lo recibirá en su casa antes de la 13:30 horas.
-                     Segundo turno: Si realiza su pedido antes de las 12:45 lo recibirá en su casa antes de las 16:30 horas.
Formas de pago:
-                     Se paga cuando recibes la mercancía en casa o la recoges en el puesto del mercado.
-                     Puedes pagar con tarjeta de crédito, tanto en tu casa, trabajo o en el mismo puesto.




Vamos con la receta que es muy sencilla.

INGREDIENTES:

  • Un lenguado grande, para dos personas.
  • 150 ml de fondo blanco de pescado.
  • 150 ml de cava brut.
  • 100 ml de nata líquida o leche evaporada.
  • 50 gramos de mantequilla.
  • Cinco o seis champiñones grandes laminados.
  • Cuatro o cinco patatas pequeñas hervidas al dente.
  • Una escalonia o una cebolla pequeña.
  • Un poco de perejil picado y albahaca picada.
  • Sal y pimienta negra o blanca.

ELABORACIÓN:

Para la elaboración de la receta he utilizado una sartén grande, de 30 cm de la marca TEFAL
Su revestimiento antiadherente la hace ideal para este tipo de recetas que necesitan que nada se pueda pegar ni agarrarse al fondo.

Picamos la cebolla finamente y con la mitad de la mantequilla la freímos hasta que quede transparente, a fuego medio.
Cuando esté casi pochada le añadimos los champiñones fileteados con sal y pimienta, dejamos que se vayan dorando.




Incorporamos las patatas que tenemos cocidas al dente, de esta forma van cogiendo el gusto de todo lo que hay en la sartén.



Como la sartén es grande apartamos un poco la guarnición y ponemos en el centro el lenguado para que se dore un poco.
Si vuestra sartén no es tan grande , sacamos la guarnición y reservamos.
Si el antiadherente no esta perfecto le ponemos un poco de mantequilla antes que el pescado, no  mucha.
Lo doramos un minuto por cada lado, añadimos la mitad del fondo de pescado y el cava, dejamos que se haga el pescado unos 8-10 minutos, esto depende del tamaño, eso hay que tenerlo siempre en cuenta, para que quede perfecto.
Sacamos con una espátula grande el pescado y reservamos.
A la guarnición le añadimos el resto del caldo, el cava y la nata junto con el perejil y la albahaca muy picada.
Dejamos que reduzca y espese ligeramente la salsa.

Probamos y rectificamos de sal y pimienta.

Dejamos que reduzca y emplatamos.
Echamos por encima del lenguado y la guarnición la salsa.





Una manera muy sencilla y rápida de hacer este pescado.



Espero que os haya gustado, como veis no tiene ninguna complicación.

Para esta receta me he basado en la revista  Especial Cocina de Lecturas, nº 28, página 128.
Esta receta tiene algunas modificaciones, nunca hago una receta como indican las revistas ,eso nos pasa a muchos ¿verdad?
Depende de lo que haya en la despensa o lo que nos guste, pero me gusta poner la fuente de donde lo saco, nadie nace enseñado.